close
Conciertu del Orfeón Gijonés

Conciertu del Orfeón Gijonés

2016-01-07Orfeón Gijonés488Visitas

Orfeón GijjonésEsti pasáu 6 de xineru, como ye davezu, l’Orfeón Gijonés dirixíu por Pablo Camblor, ufiertó’l so Conciertu de Reyes. El llugar fue, como n’otros años, la Ilesia de San Llorienzu na plaza de Los Campinos. El programa contenía una primera parte na qu’alternaba canciones sacres y villancicos populares, pa dedica-y tola segunda al tema de la Zarzuela.

Lo meyor, pa esti qu’escribe, fueron precisamente les canciones sacres nes que l’orfeón amosó tola gran calidá que tien. Tanto’l Benedicat vobis, como’l Canticorum de Haendel y l’Ave María de Barja tuvieron gran altor pero, quiciás pola so dificultá, onde dieron tou un «nivelón» fue nel Locus iste de Bruckner, cantada a tres voces y que resultó toa una delicia. Nos villancicos nun hubo grandes momentos, cantaos cuasi de carrerilla y en dalgún con titubeos na lletra, lo cuál abúltame rarísimo por ser toos ellos perconocíos. Cumplieron. Y na segunda parte, con cachos d’El barberillo de Lavapiés, El Rey que rabió, La rosa del azafrán, Luisa Fernanda y, la que pa min cantaron meyor de toes, el Pescador de «Los Gavilanes». Como la música ye mui guapa, el coru fue mui aplaudíu polos asistentes qu’enllenaben el llugar.

Un par de taches a la función. La primera a esti entregáu públicu de Xixón, tan entregáu que siempres aplaude enantes de que fine la canción, y delles veces interrumpe enquivocadamente colo que desluz eses partes finales nes qu’hai que valorar a los cantantes. Habría que pidir, al aniciu, que guardaren tolos aplausos pal final del conciertu en vez tres cada canción. Otra pega: nun había megafonía. Eso pal coru non importa, porque siéntese igual, pero cuando falaben el direutor y otros organizadores nun sabíemos lo que dicíen. Y yá pa final, lo clásico de munchos grupos musicales asturianos: nin una sola canción asturiana. Y eso que nos villancicos húbolos hasta andaluces. ¿Nun hai sitiu pa una amuesa, sicasí pequeña, de la nuestra música coral asturiana? Eso sí, como propina cantóse col públicu l’Hinmu de Covadonga… en fin, ya sabemos, «la cuna de España».