close
Cuesta abaxo y ensin frenos.

Cuesta abaxo y ensin frenos.

INFANTA CRISTINA INAUGURA EXPOSICIÓN«Primero vinieron a buscar a los xenros, y yo nun dixi nada porque yo nun yera xenru. Depués vinieron a buscar a los secretarios de les infantes, y tampoco dixi nada porque nun soi secretariu d’infantes. Llueu vinieron a poles propies infantes, y zarré la boca porque, etc. etc. A la fin vinieron a por mí, pero yá nun quedaba naide que dixera nada». Xuan Carlos I d’España, y nada d’Alemania.

Esti poema parodiáu del de Niemöller, mal atribuyíu a Brecht, vien a poner al día’l llargu procesu d’acosu y derribu a la Monarquía de los Borbones. Esa «panda» de malos gobernantes y malos españoles que, a lo llargo los años, dende 1700, marafundiaron un país, cola collaboración de cures y militares, faciendo d’él el so feudu priváu. Lleendo la historia de los Borbones, ún queda plasmáu delantre la riestra de taraos (reales, non metafóricos), de caprichosos, d’obsesos sexuales, de mexapiles y d’egoístes pal so porgüeyu económicu, que dirixeron los destinos d’esta nación de naciones que se llama España. Ye vergoñoso que la Historia que los vencedores siempre escriben, cargare les tintes sobro los cinco años de la II República que, colos sos fallos y defeutos, trató de devolver la dignidá al pueblu español, y nun condenare’l restu de los años nos que, unos reis indignos y los sos validos llevaron al país a la ruina económica y moral.

Ésti últimu Borbón, llegó a ser heriede de la Xefatura del Estáu coles bendiciones del golpista y dictador «Caudiellu d’España pola GraciaJuan Carlos I de Dios», y cuando ésti morrió, gracies a la necesidá d’un mínimu de democracia del pueblu español que, votó una constitución, ensin otra alternativa que siguir con un franquismu que llevaba más de 40 años afogándolu. A Xuan Carlos I, el pueblu español dio-y una oportunidá d’enmendar la vergoña de los sos antecesores. Acoyóselu con ciertu respetu, ya inclusive con simpatía pol so calter «populacheru», y sobre too, porque nun yera más qu’una figura decorativa, ensin mandu real. Pero nesti tiempu trescurríu, la institución que dirixe nun fizo más qu’entamar una cuesta abaxo de descreítu, dando la razón a los que teníemos fondes sospeches del so orixe y procedencia. Y que nun vengan los de les allabancies y el «botafumeiru» a falanos de la so intervención n’el 23-F, una situación qu’él aidó a crear, tal y como amuesa Javier Cercas nel so llibru «Anatomía de un instante». A la fin, fizo lo único que podía facer, si nun quería «perder el partíu».

Esa cuesta abaxo ta garrando yá tal velocidá que la institución, o lo que queda d’ella, ta a puntu esbarrumbase. La imputación de la fía del Rei ye l’últimu actu (por agora) d’esi esbarrumbe. Creo que ye un casu ensin precedentes n’Europa y vien a sumase a una riestra de «metedures de pata», por dicilo d’un mou suave, protagonizaes por miembros de la Casa Real que yá resulten intolerables. Tien que llegar el día, y cuanto enantes meyor, en que los españoles podamos decidir nes urnes la nuestra opción sobre’l mou en qué queremos ser gobernaos. O seya, la forma política del nuestru Estáu: Monarquía o República. Porque, nesti momentu, a eso que se da en llamar la Casa Real, empieza a pasa-y yá como al cuerpu de Llázaru, l’amigu de Xesús de Nazaret, al que la hermana del muertu díxo-y al llegar: «Señor, llegues tarde, yá fiede…»