close
Dalgo fiede… y nun ye en Dinamarca

Dalgo fiede… y nun ye en Dinamarca

jaume-matasSiempres se dixo, y de xuro que ye verdá, que la “democracia” ye’l menos malu de tolos sistemes políticos. La Historia da la razón a esti asertu, pues a la vista del resultáu d’otros rexímenes políticos, hai que concluir que ye’l sistema que nosotros tenemos el que da mayores finxos de llibertá, de xusticia y de participación. Pero, dicho esto, tamién tenemos que dicir que nunca la democracia algamó un mayor altor de podredume, miseria moral y corrupción.

Abasta echar una güeyada a los periódicos, pa pescanciar que la falta escrúpulos, el llatrociniu, l’atropellu de los derechos de los otros, la mentira institucionalizada y otres munches coses que podríemos amestar, campen pelos sos respetos a tolos niveles sociales, políticos y económicos. Nesti momentu, tán sentaos nos tribunales o pendientes d’enxuiciamientu na menos que dos Presidentes Autonómicos (Jaume Matas y Francisco Camps), un Ministru y Portavoz del anterior gobiernu (José Blanco) y un miembru de la Casa Real y xenru del Xefe del Estáu. D’ehí pa baxo, lo que se quiera. L’últimu un Director Xeneral de lacamps Xunta d’Andalucía acusáu de gastar de la corexa pública pa fiestes, borracheres y cocaína. Exemplar.

Xunto a ésti: “¡a robar que s’abrió la veda!”, contrasta dafechamente la poca participación ciudadana nos asuntos públicos, con una mecia de “pasotismu” y de resignación como tampoco nunca nun se conoció n’España. “Bastante tenemos con aguantar la que nos vien”, paez ser la contestación de la xente a esi cruciase de brazos y siguir viendo l’espectáculu abegosu que nos ta dando la clas política. Y ye verdá que ganes nun falten pa zarrase en casa y dedicase a coses de mayor provechu personal, pero’l casu ye qu’ esta pila de sinvergüences que gobiernen la “res pública”  nun dan tregua, y aprovechen esa desmovilización ciudadana pa medrar, xorrecer y siguir entrando “a sacu” nel dineru nuestru.

urdangarinY a un país asina resignáu y desmovilizáu, ye mui fácil gobernalu. Traga con too. Con un nuevu escándalu cada día, que mañana ya será vieyu y escaecíu porque habrá unu nuevu, y con pagar el patu d’esa crisis qu’ellos produxeron, con constantes subes d’impuestos y recortes de sueldos y de derechos sociales y llaborales, como tampoco nunca nun se vio nesti país. Y lo malo de too esto ye que, a mediu plazu, nun se ve que la cosa vaiga a camudar. Los indignaos perdieron aquel puxu inicial que, coles contradiciones propies d’esos movimientos, daba una cierta esperanza de futuru, y los llamaos partíos d’izquierdes, salvo dalguna denuncia verbal de I.X., tán asimilaos ya integraos nesti estáu de coses que nos arrastria per una pendiente abaxo ensin frenos. ¿Hasta ónde tán dispuestos llegar “ellos” tirando de la cuerda? ¿Hasta ónde tamos dispuestos a aguantar nosotros dexando que nos arrastrien? Nun sé dicilo. Pero lo que sí soi a dicir ye que, si siguimos asina, va a ver que camudar la nuestra opinión sobre la democracia como meyor sistema políticu. Tien qu’haber dalgo meyor.