close
Dalgo más qu’unos papelos

Dalgo más qu’unos papelos

2013-04-13390Visitas

Centro Documental de la M. HistóricaL’espoliu por parte de la Generalitat de Catalunya de los documentos asturianos de la Guerra Civil, supón un fechu d’una estrema gravedá, tanto pol fondu del asuntu como pola forma en que, con nocturnidá y alevosía, les autoridaes catalanes, cola connivencia de los que teníen que curiar esos intocables documentos, se tienen comportao. La historia ye, a esi respeutu, mui nidia. Cuando depués d’una resistencia encarnizada n’Asturies, les Brigaes Navarres llogren entrar en Xixón el 21 d’ochobre de 1937, ponse fin al llamáu Frente Norte, precedíu per unes selmanes de «paséu militar» pel País Vascu de los famosos Gudaris y pel territoriu Cántabru, colos murnios socesos del Pautu de Santoña. Dicho lo del «paséu» con tolos respetos pa los muertos en campaña. Numberosos combatientes de toles sigles, y otra muncha xente que temía, con razón, ser represaliao, fuxen a onde puen pese al bloquéu del bandu fascista per tierra, mar y aire. D’esos, un grupu grande de socialistes busquen abellugu en Barcelona, que taba en poder de la República, y ellí constituyen l'»Agrupación de Socialistas Asturianos en Barcelona». El secretariu xeneral yera José Barreiro. Tola documentación qu’esos socialistes llevaren, más tola qu’había nel Centru Asturianu de Cataluña, col que compartíen direición postal, más los sos propios espedientes personales, quedaron a la fin de la guerra depositaos nel «Centro Documental de la Memoria Histórica», en Salamanca.

Xunto a ellos, permanecíen tamién ellí un gran númberu de documentos de particulares asturianos, ensin nenguna rellación con Cataluña, y 116 caxes de propiedá del PCE que tamién conteníen documentos asturianos de la Guerra Civil. Pues bien, durante’l mandatu del ínclitu Zapatero, toos esos documentos asturianos, fueron treslladaos a Cataluña pente medies d’una llei de «restitución» de documentos históricos. Una llei que pudiere ser discutible, pero que en nengún casu incluyía a toa esa riestra de documentos de titularidá asturiana. Los catalanes tendríen drechu a desixir los sos propios documentos, pero nun a arramplar colos de los demás.

Una vez descubierta la trampa, los «ánxeles custodios» encargaos de la idem de los documentos, negaron la mayorPolicarpo Sánchez diciendo que nun yera cierta la entrega d’esos documentos a la Generalitat, cosa que como se comprobó documentalmente yera mentira. El 19 de xunetu de 2011, un caradura llamáu Rogelio Blanco, que yera’l que mandaba nos «ánxeles custodios», firmó una orde ministerial autorizando la entrega a la susodicha Generalitat, que merez el mesmu calificativu que’l tal Blanco, de les caxes 1191 y 1192 con una parte d’esos papelos asturianos. Más tarde, y ante’l requerimientu de les susodiches caxes pol ‘investigador Policarpo Sánchez, alma mater de tou esti asuntu, el mentirosu y caradura pide secretamente a la Generalitat que-y les devuelva, calteniendo públicamente que nunca nun salieron de Salamanca. Lo malo ye que Policarpo atopó’l documentu d’unvíu de Barcelona a Salamanca de les citaes caxes. O seya que como nes «pelis», son malos y, amás, fatos.

Nun quiero espurrime más porque pa lo que quiero dicir yá tengo de sobra. Hai una riestra de documentos importantísimos de titularidá asturiana en poder de los catalanes. El Parllamentín Asturianu, por una vez, dio la talla y por unanimidá encamienta al executivu lal reclamación, ante la Generalitat, de los nuestros papelos. ¡Qué menos! Pero igual agora había que dar un reblagu más y valorar si ye en Salamanca onde deben tar esos papelos. A mi nun me paez mal qu’haya un archivu n’España que centralice tola documentación de la Guerra Civil. Igual eso facilita’l llabor de los investigadores y de los que quieran consultar sobre’l tema. Pero si yá se ruempe la baraxa y dalgunos más espabilaos quieren llevar lo suyo, igual nosotros teníemos que facer lo mesmo y custodiar los nuestros documentos equí n’Asturies. Dicen que tán toos dixitalizaos, cosa que duldo, pero anque asina fuere, val más cuntar colos orixinales y que tengan ellos les copies. Porque de lo que tamos falando nun ye sólo d’unos papelos cualesquiera. Tamos falando de les fontes de la nuestra propia historia, un patrimoniu material ya inmaterial qu’hai que tener siempre presente y dexar a les xeneraciones vinientes. Igual que queremos tener el Prerrománicu equí y non que nos lu cambien per unes semeyes en colores. En tou casu, les semeyes pa ellos.

Leave a Response