close
De furtivos y otres coses

De furtivos y otres coses

Pasu ente pasu, como la tortura de la gota malaya, cuasi tolos díes hai noticies periodístiques al rodiu d’animales muertos polos cazadores furtivos. Munches veces animales protexíos o especies en pelligru d’estinción. Trampes, llazos o direutamente tiros, acaben de mou cruel con estos seres, al marxe de toa llei, asonsañando a les películes del Far West onde siempres trunfa’l más fuerte.

Pero con ser eso grave, muncho mayor ye cuando asoceden coses tan irracionales como l’asesinatu a sangre fría de dos axentes rurales de la Generalitat que, en cumplimientu del so llabor, percorríen la zona pidiendo los permisos pa portar armes. Esto ye noticia destacada pola so estrema violencia, pero hai que recordar que tolos años muerren na actividá de la caza non menos de 12 persones, y el númberu de feríos anda al rodiu de los seiscientos.

Al mio modestu talantar habría que replantegase’l tema de les llicencies pa llevar armes, y nun repartir escopetes como si fueren pa un puestu de feria. Non tol mundu tien el caráuter templáu y l’autocontrol necesariu pa llevar un instrumentu que pue provocar la muerte. Y mentanto, dar una mayor proteición a estos servidores de la llei pa que nun seyan una presa fácil, y castigu exemplar pal so asesín pa que nun tenga imitadores. En cuantes a los “otros” cazadores, esos furtivos asesinos d’animales, tamién mano mui dura con ellos, pues el que ye capaz de matar por esos métodos a un animal indefensu, igual pue facelo con una  persona, si llega’l casu. Que nun-yos salga de baldre lo que faen.
(Semeya: Adriá Ropero/ EFE)