close
Don Santiago y los sos Carrillos

Don Santiago y los sos Carrillos

2012-09-19281Visitas

Anque paez ésti un títulu propiu de don Jardiel Poncela o de don Álvaro de Laiglesia, nun ye’l so oxetivu tratar la muerte de don Santiago Carrillo de mou superficial nin graciosu. Busca, namás, definir la personalidá d’un políticu con distintes (y distantes) etapes na so vida. Porque, y ye lo que quiero dicir nesti pequeñu comentariu, nun hubo un solu Carrillo, sinón tres o cuatro. Como tolos periódicos y televisiones tarán una temporada dándonos «la turrada» con don Santiago, paso de dar datos que tendría que mirar por internet, o de discutir les responsabilidaes que tuvo en Paracuellos, cosa que dexo pa los historiadores serios, non pa otros que xueguen a selo ensin tener capacitación pa ello.

Don Santiago fue siempre, yá dende neñu, un políticu. Porque dende la so más tienra edá (andaría pelos 15 añinos), yá ocupó cargos políticos n’una dómina, amás, de grandes convulsiones sociales. Esa primer etapa, que pudo durar hasta la fin de la Guerra Civil, amuesa a un Carrillo comprometíu, lluchador y con capacidá de mandu (al so nivel) y de comencimientu. Participó, polo que yo sé, en varios frentes de guerra y coló d’España a última hora, cuando la cosa yá nun tenía igua.

El segundu Carrillo fue’l de la primer época del esiliu, onde llegó a ser Secretariu Xeneral del PCE, con «Pasionaria» de Presidenta. Yeren los años de la Guerra Fría y del estalinismu puru y duru, y don Santiago, como Secretariu, nun fue precisamente un decháu de democracia interna. Y si non que-y lo entruguen a don Fernando Claudín o a don Jorge Semprún (los probes yá nun podrán contestar) que fueron esaniciaos del partíu poles sos postures disidentes. Pero los tiempos cambien, y algunos partíos tamién. Y el méritu de Carrillo fue adaptase a esos cambios y facer un partíu más abiertu a la sociedá y a la collaboración con otros. Eso que llueu dio en llamase «l’Eurocomunismu».

Y n’eses taba don Santiago cuando morrió’l Dictador y llegare’l momentu d’abandonar l’esiliu ya intentar integrase na vida española. Esta tercer etapa de Carrillo fue, al mio xuiciu, la más rellumante. Él tenía perclaro lo que necesitaba el país, n’aquellos momentos, y tuvo l’altor de mires (y quiciás la única posibilidá) de renunciar a dogmatismos o intereses de partíu, pa integrase como una fuercia política más na nueva democracia que se taba creando. Nun cabe dulda, de que’l Partíu Comunista (dirixíu por Carrillo) fue, xunto con otres persones, partíos y movimientos, un esllabón imprescindible pa la normalización de la vida política n’España.

Y quedá, entovía, otru Carrillo. El que fue perdiendo pesu na so organización (a midida que tamién perdía votos) y que se vio superáu per un movimientu críticu que lu desplazó de la direición. Al poco abandonó’l PCE (nun recuerdo si lu abandonó o lu echaron), siendo sustituyíu pol «nuestru» Gerardín Iglesias. D’ehí, yá dando les boquiaes polítiques, fundó otru partíu comunista que duró menos que’l famosu carambelu a la puerta la escuela. Y yá, abandonada dafechu la vida política, fízose «contertuliu», conferenciante y escritor, calteniendo siempre una actitú intelixente, crítica y d’izquierdes, non como otros que depués de dalgún fracasu personal abracen el cristianismu tardíu, como San Pablo.

Y esta ye, a grandes reblagos, la forma na que yo veo a don Santiago Carrillo. Un paisano d’una vida intensa que, colos sos aciertos o enquivocos, siempre lluchó por meyorar les coses. Ayeri morrió y güei xente de toles tendencies polítiques democrátiques ensalcen la so figura. ¿Qué más podría pidir un políticu? Que la tierra-y seya leve.