close
Dos Ateneos y un árbitru “compráu”.

Dos Ateneos y un árbitru “compráu”.

Sorpréndeme la noticia de que l’Ayuntamientu de Xixón (de mano vamos quita-y lo d’ “ilustrísimu”) y l’Atenéu Xovellanos acaben llegar a un alcuerdu pa qu’esti últimu ocupe, dende la fin del cursu presente, los llocales onde taba asitiáu’l Colexu Públicu Cabrales. Que lu ocupe “n’esclusiva”. Y sorpréndeme porque dende l’añu 2007 esistía un alcuerdu robláu ente’l propiu Ayuntamientu, l’Atenéu Xovellanos y l’Atenéu Obreru pa qu’estes dos instituciones ocuparen de forma compartida esos llocales. Naide nun-y dixo nada al Atenéu que preside Luis Pascual, y al que me honro en pertenecer, nin por parte del otru Atenéu nin, como yera d’obligáu cumplimientu, por parte la Casa Conceyu, entiéndase FORO, entiéndase doña Carmen Moriyón y el so equipu municipal.

¿Entós qué ye, que pue rompese cuando ún quiera un documentu robláu con otra institución y, a escondidielles d’ella, otorga-y los sos favores a quien se quiera? ¿Nun hai nenguna obligación de cumplir los alcuerdos a los que se llega? ¿Qué confianza vamos tener los ciudadanos nes nuestres instituciones cuando estes incumplen, nun yá les promeses, cosa por desgracia mui común, sinón los mesmos documentos firmaos?

Hai otru elementu añadíu: Esos llocales en custión son propiedá de la Fundación Miranda. Y cuando falleció don Eusebio Miranda, dexó dicho nel so testamentu que los cedía al ayuntamientu pa que s’instalare ellí un atenéu o una escuela-asilo empobinada a la “instrucción de la clase obrera o de huérfanos o hijos de viudas pobres”. Ta claro cuál de los dos ateneos cumple meyor con esos fines.

Soi defensor de les instituciones culturales privaes o públiques, pero hai muncha diferencia nel funcionamientu y los fines de dambos ateneos. El Xovellanos, con una llinia super-conservadora, que durante los años del franquismu traxo a tolos intelectuales del Réximen a dar conferencies, y agora en democracia nunca nun se posiciona a favor de les causes progresistes, y l’ Obreru, siempre dispuestu a dar voz a los que nun la tienen, que collabora coles postures más crítiques en defensa de los trabayadores, de les izquierdes reales, de les muyeres, de les señes d’identidá del nuestru pueblu… Ta claro cuál cumple meyor la so misión social.

Pola so parte, don Manuel Pecharromán, del PP,  comenta qu’hai que-y dar al Atenéu Xovellanos unos llocales dignos pa poder asitiar la so rica biblioteca y pinacoteca, anque tamién pide otros llocales pal Atenéu Obreru. Paezme mui bien, pero eso nun pue ser a costa de romper un documentu robláu ya incumplir unos alcuerdos anteriores. Y una cosa más al rodiu de lo de la biblioteca: Comos sabe cualquier historiador que conoza la realidá asturiana, l’Atenéu Obreru tuvo una Biblioteca Circulante que fue exemplu en toa España, llegando a sobrepasar, nel añu 1935, la cantidá de 15.000 llibros. Esa biblioteca fue requisada cuando en 1937 los franquistes ocuparon Xixón. Munchos d’esos llibros puen vese entovía na Biblioteca Pública Xovellanos (traen el sellu del Atenéu) y n’otres biblioteques asturianes. Y tengo dulda de qu’ inclusive na mesma del Atenéu Xovellanos. ¿Qué pasaría si agora l’Atenéu Obreru reclamara lo que en realidá ye suyo: la so biblioteca histórica? O seya que nun nos vengan con mandangues de biblioteques y pinacoteques. Lo qu’hai que facer ye cumplir los compromisos y llegar a soluciones dignes col Atenéu Obreru, l’únicu damnificáu de la rotura d”unos alcuerdos por parte de la otra institución, y d’aquel que tenía que facer d’arbitru velando pol so cumplimientu. Y ye que paez que’l supuestu árbitru, taba compráu.