close
Dos pingarates d’actualidá

Dos pingarates d’actualidá

Barak Obama-United States-PoliticsPRIMERA.- Obama y yo empezamos cuasi al tiempu. Él como Presidente de los USA y yo como Presidente d’un blogue que tien de nome Trabayu de Campu. Asina, en xineru del añu 2009, inauguré esti diariu caleidoscópicu con un pequeñu “post” (creo que se diz asina) que llevaba por tiitulu: “Un negru en la Casa Blanca”. Afalagaba yo’l fechu de que, per primer vez na historia, un representante d’esa esclavizada, marxinada y perseguida raza (yá sé que namás hai una raza: la humana…) ocupare’l más altu cargu políticu del mundu (ye asina, qué vamos facer). D’aquella, Barack Hussein Obama, fíu de kenianu y norteamericana, prometió munches coses. Agora, depués de dos periodos llexislativos -tiempu tuvo asgaya- dexó dalgunes mui gordes ensin cumplir. Nun sé muncho de política interior norteamericana, colos sos llaberintos, cosadielles y empapiellos (y eso que toi engancháu a la escelente serie “House of cards”), colo que nun sé si nesa estaya cumplió dalgo de lo prometío o non. Pero lo que conocemos porque fue mui “ruxío” ye qu’incumplió la promesa de zarrar Guantánamo. Y ye que, nun sólo nun la zarró, sinón que nella cometiéronse abusos, tortures, humillaciones y tou tipu d’agresiones físiques colos presos ellí concentraos. Munchos d’ellos, polo que sabemos, ensin un xuiciu previu. Y esta vez nun son meres suposiciones, o informes “sesgaos” de la Internacional Comunista o los supuestos (según ellos) defensores de los Derechos Humanos. Ye, na menos, qu’un informe d’una comisión del Senáu Norteamericanu que va muncho más alló de tolo que se dixere hasta agora. Nun sé si la piel negra ye capaz de ponese colorada, pero si non ye asina, prestaríame qu’embaxo esa epidermis que pa nada influi na condición de persona, el Presidente Obama sintiere la vergoña que la xente civilizao sentimos de la so política mentirosa y cobarde. En cuantes al papel de la CIA, qué dicir que nun se dixere yá. Son una partida d’asesinos a sueldu del gobiernu qu’igual derrroquen gobiernos (¡probe Allende!), que preparen golpes d’estáu, que torturen o maten a quienes nun-yos guste cómo piensen o cómo actúen. Asina s’entiende por qué EE.XX. nun reconoz al Tribunal Penal Internacional. La ropa sucia llávase en casa, o meyor, llévase puerca.

SEGUNDA.- En realidá esta segunda pingarata tamién tien rellación colos incumplimientos “obamiles”. Trátase de la muerte del MinistruMinistro Palestín Palestín Abu Ein, que fue golpeáu nel pechu con un fusil, y gaseáu con gases llacrimóxenos, pola policía israelí de fronteres, cuando trataba, xunto con una docena de persones, de plantar unos árboles frente a una colonia de ocupación xudía. Ye curiosa la denomación de policía “de fronteres”. ¿De qué fronteres pue falase cuando tán nel interior d’un país ocupáu? Nun-yos falta razón a los israelíes cuando dicen que’l políticu palestín morrió “de muerte natural”, porque, n’efeutu, la muerte más natural siendo palestín ye a manes de militares xudíos. Tamién Obama prometió axudar a resolver el problema palestín-israelí. ¿Vosotros visteis nestos ocho años dalgún avance nesi sen? Yo tampoco. Retórica y pallabres vanes. ¡Apúntate otra, Presi!