close
El «Big Bang» y los paises árabes (II)

El «Big Bang» y los paises árabes (II)

2013-08-29357Visitas

ExiptuDende lo último qu’escribí, va un par de díes, la situación en Siria engafentóse nel sen de que les llamaes (porque lo son) «grandes potencies», o seya, los americanos y dellos amigos, tán yá preparando l’ataque con misiles al réxime d’Al Assad. Nun sé siquier si aguantarán hasta que la ONU lo autorice, porque ehí hai que cuntar col posible vetu de Rusos y Chinos y Obama ta emperráu en facer casu a los sos «halcones» y llanzar otra nueva guerra. La disculpa, yá lo sabemos, la guerra química qu’emplega’l llargaritu agaviotáu y el so exércitu. Acaba llegame una información de Mélicos ensin Fronteres, de la que soi sociu, que confirma l’emplegu d’armes químiques escontra la población, pero lo que nun s’atreve a dicir ye quién fue’l que les utilizó y ehí radica’l gran problema. Yo tengo les mios duldes.

En cuantes a Exiptu, que yera l’otru país en conflictu, la mio opinión ye que la que perdió nel fondu fue la democracia. A los que siempre defendimos el respetu a les urnes, en cuantes que representa la voluntá del pueblu, anque nun nos guste, fáisenos mui difícil pasar a defender un golpe d’estáu militar, por más que pudiere tar xustificáu pola actitú de los vencedores. Hai un artículu mui interesante de Jaume Flaquer nel boletín de Xusticia y Paz, nel que diz que la caída de Mursi ye debida a los sos propios erros: 1) Al nun atayar la galopante crisis económica. 2) Al declarar a la Llei Islámica como fonte principal de drechu del país. 3) Al inxertar a elementos terroristes, como al gobernador de Luxor, del grupu Gamá Islamiyya, nel aparatu del Estáu. 4) Al nun saber finar cola corrupción xeneralizada y 5) Al minusvalorar la reaición d’una gran parte de la población, llaica, que prefier sofitar al exércitu que siguir los pasos de los musulmanes. Pese a que toes elles puen ser causes razonables, a min sigui esmoleciéndome’l problema del non respetu a la decisión democrática de les urnes. Porque, según ello, ¿cuándo hai que les respetar y cuando non? Y sobre too, ¿quién lo decide? ¿El xefe de les fuerces armaes? Ye un tema pelligrosísimu y que sienta un precedente que podría invocase en cualisquier situación. Por eso digo que, na realidá, la que perdió fue la propia democracia. A ver cómo trescurren les prósimes xornaes, pero la cosa pinta mui mal.

Como pue vese, nun tengo les coses mui clares lo que yá comenté dende l’aniciu. Siento nun poder aportar una opinión más fiable, pero ye lo qu’hai. El que quiera certeces, que merque El País.

Leave a Response