close
El gran Ricardo

El gran Ricardo

2016-02-02RicardoSporting 1956-57418Visitas

Ricardo 2Tien esti blogue un seguidor en Barcelona al que, polo que me diz Ángeles Carbajal, présta-y muncho qu’escriba de fútbol. Y como’l fútbol fue una de les mios pasiones de xuventú -ya van décades que nun piso un estadiu- pues a min tamién me presta facelo. Por buscar dalgún cabudañu o fecha más o menos redonda, aprovecho qu’esti añu cúmplense 60 del fichaxe del delanteru Ricardo, el gran Ricardo, pol Sporting, pa falar un poco d’él. Un xugador olvidáu, que naide recordará, pero que fue como un d’esos fueos que rellumen intensamente per unos instantes, p’apagase llueu de sutaque.

Nunca nun fizo falta pone-y apellíu, anque’l so nome completu yera Ricardo Ailós Bailach, porque Ricardo nun hubo otru nel Sporting. Llegó na temporada 1956-57 cedíu pol Valencia, por un añu, depués de pasar pol filial, el Mestalla. A los sos 24 años, nun yera un xugador que destacare, al puntu de que l’equipu valencianu comprometíase a repescalu en casu de que lo ficiera mui bien en Xixón y si non, dexábalu en llibertá. Nun hubo dulda y a la fin de la temporada llevónoslu. Porque esi añu el Sporting, que llevaba tiempu en Segunda, ascendió a Primera de la mano del xixonés Jesús Barrio, con unes cifres astronómiques de 4 derrotes, 107 goles a favor y 29 en contra. D’esos 107 goles el gran Ricardo marcó 46, una cifra que, sesenta años depués, tovía sigui siendo el record de Segunda División.

Tuvi la suerte de qu’esa fue la mio  primer temporada de Sociu del Sporting -infantil- y asina fui a seguir les andancesSporting 1956 d’esi equipu nel que les apuestes que se facíen yeren por cuanta diferencia de goles díbemos a ganar. Sánchez, Biempica, Ortiz, Ricardo y Armengol o Antonín, yera esa delantera formidable de los ciento siete goles, d’ellos cuatro yeren de Xixón. Ricardo yera un xugador espigáu, altu y zurdu. Nun yera’l clásicu delanteru centru-tanque, que tanto se llevaba naquella época, sinón que yera eso que llueu se llamó un «media-punta», pero que siempre andaba pel aria p’arrebañar cualquier  balón que se perdía perellí. Tamién diba bien de cabeza aprovechando la so altura.

Al final de la temporada el Sporting quixo retenelu, y él quixo quedase (mandó una carta al presidente del Valencia nesi sen, el cuál enfadóse muncho), pero l’equipu levantinu, con mui bon criteriu, llevóselu. L’añu siguiente, xugando yá col  Valencia, fue’l máximu goleador de Primera, empatáu con Di Stefano y Badenes, y de magar ehí… acabóse. Nun se sabe por qué motivu, Ricardo desentendióse del gol y yá nun volvió nunca a ser el mésmu. Xugó dos temporaes más col Valencia, con mui baxu rendimientu y llueu trespasáronlu  al Murcia, onde acabó la so carrera deportiva yá ensin pena nin gloria. Un casu rarísimu que naide s’esplica.

Lo que quiero recordar equí y agora ye la esistencia d’un gran y efímeru delanteru que dexó lo meyor d’él mesmu nel nuestru Sporting, y qu’agora naide recuerda. Nun puedo comparalu con Quini, porque Quini tuvo una presencia continuada en Sporting y Barcelona, siendo siempres un gran goleador. Pero nunca Quini tuvo les cifres que presentó Ricardo aquel máxicu añu en que metió 6 goles al Lérida, 5 al Caudal, 4 al Eibar, 3 a la Leonesa y al Alavés y 2 en multitú d’otros partíos. Un añu que quedó grabáu na mio memoria de neñu como dalgo incomparable. Anque llueu, cuando se cumplió’l 75 aniversariu del Club, naide s’alcordó d’invitalu. Y ye que’l mundu ta enllenu de desagradecíos.