close
El granu y la paya o el cinismu de delles protestes

El granu y la paya o el cinismu de delles protestes

2012-01-14303Visitas

festival-de-cine-de-xixonEl que a dalguién que ta faciendo bien el so trabayu se lu cambie por motivos extra-profesionales, ye un sinsentíu. Y eso tendría de ser válido pa la estaya privada y pa la pública. Nengún empresariu priváu despide a un profesional si ta contentu colo que fai. Na vida pública debiere ser igual. El funcionariu o contratáu que ta xestionando bien la so xera, debiere siguir, nun sólo pol so propiu bien, sinón pol del serviciu que lu tien contratáu. Nesi supuestu, el despidu, o como queramos llamalo, del señor Cienfuegos al frente del Festival de Cine de Xixón paez un claru desaciertu.

Lo qu’ocurre ye qu’en política (y hai que recordar qu’esta ye una decisión política) les coses, llamentablemente, nun funcionen asina. El partíu que llega a ocupar el llugar d’otru, créese obligáu a asitiar en tolos niveles de mandu y organización a xente de la so confianza. Nun val que los anteriores tuvieren faciéndolo bien, hai que suponer que «nosotros» vamos facelo meyor y, sobre too, a la nuestra manera. Hai tantos exemplos d’esto que digo que nun paga la pena enumeralos. Eso fízolo el PSOE, solu o en compañía d’otros, na so llarga executoria de mandu n’Asturies.cienfuegos

Entiendo, pues, y comparto, el llóxicu cabréu de la «xente llano» que ve que, dalgo que ta funcionando bien y faciéndose un sitiu nel difícil mercáu de los festivales, seya tracamundiao namás que pola llegada d’otru grupu políticu al poder. Dalgo, amás, que tien un reconocimientu internacional, y nun ta esentu tamién de lo asturiano (nomes de seiciones, un Diá d’Asturies, el mesmu nome de Xixón…)Pero lo que nun entiendo nin comparto, ye’l cinismu de los otros grupos políticos xixoneses que tuvieron a lo llargo de décades el poder total nes sos manes, que ficieron y desficieron como-yos dio pola gana, que quitaron y punxeron a direutores, funcionarios, responsables y organizadores, y que se repartieron a pastu cualquier puestín de mandu qu’hubiere, al nivel que fuere, ensin que los demás pudieren rechistar. Toi falando, claro, del PSOE ya I.X.

Que vengan agora esos señores a protestar y a manifestase, porque nel so derechu (enquivocáu, yá lo dixi) de nomar a los cargos de confianza, el FAC removiere de la siella a Jose Luis Cienfuegos ye un exerciciu de cara-dura tan grande que nun tien igual. Y ye que tamos falando de los que nomaron a los responsables de la Laboral, desplazando pa ello hasta a otra xente del so propiu partíu. O a los que dexaron la cultura xixonesa en manes del clan sudamericanu (Taibos, Sepúlvedas…) con un presupuestu de meter mieu. O a los qu’anden pasándose d’unos cargos a otros, da igual de qué estaya seyan, a lo llargo de toos estos años, dende la «transición» hasta agora. Una de ellos, la señora Carmen Veiga, que ya percorrió nun sé cuantos cargos, y qu’agora enfádase muncho pol cambiu de direutor del certame. Nosotros sí tenemos derechu a protestar, si cabe, pero toos esos, los de los partíos políticos que mangoniaron al so antoxu la política cultural (y la otra) de la ciudá, nun tienen nengún derechu a facelo, porque se trata de la so propia melecina. Curiosamente, n’otra páxina del periódicu nel que la noticia produxo tantu baturiciu, publícase la condena al señor Areces y al Gobiernu del Principáu por nomar a deu a tolos altos funcionarios de l’Alministración. Eso sí que ye escandaloso, y a eso nun hai nenguna referencia. ¿Cómo podemos llamalo?

carmen-veigaUna última pallabra pa tocar otru aspeutu del mesmu tema. Toa esta polémica, llóxica, pero con intentos de manipulación por PSOE ya I.X, ta siendo aprovechada por otros «francotiradores» pa disparar escontra la Cultura Asturiana. Toes eses referencies a la cultura de la boina, o del cuchu y les madreñes, amuesen lo que siempre diximos: el auto-odiu que munchos tienen haza lo propio, haza lo autóctono. El Festival de San Sebastián ta enllenu de «toques vascos», unos esternos y otros internos. Pero equí fálase del «toque asturianu» ridiculizándolu, rebaxándolu, y con él a tolos que defendemos la nuestra identidá.

Voi finando. Ta claro qu’ente les cualidaes de Carlos Rubiera nun ta la del aciertu espresivu. Ta tamién claro que, dende’l puntu de vista ciudadanu, la destitución de Cienfuegos ye un erru (anque él tamién sustituyó a otru y cambió a tol so equipu de trabayu) y nun debiere producise. Pero que toa esta historia la «orquesten» dos grupos que punxeron al cargu de la cultura de la ciudá, a xente que nin la conocía, ye un exerciciu de cinismu. Y una cabera entruga: Suponiendo qu’esti rapaz qu’entra agora, Nacho Carballo, al que nun conozo de nada, lo ficiera perfeutamente a lo llargo d’esti tiempu, ¿mantendríenlu nel so puestu estos que protesten si ellos volvieren al poder…? Paez que m’estraña.