close
El mieu y la Transición

El mieu y la Transición

2019-05-03Mieu y Transición163Visitas

Agora que ya pasó, toos-y quitemos importancia, como si nunca tuviéremos preocupaos. Pero, como se diz nestos casos, “cola mano nel corazón”, a ver quién ye’l guapu que non tuvo esmolecíu polos posibles resultaos del ultraderechista Vox. Falo de los demócrates, claro. Los otros nun m’interesen. La nueche anterior un familiar estudiosu d’estos temes, dába-yos unos 80 escaños, per delantre del PP con un cachu. Y la cosa nun taba más que principiando. Tuvimos mieu. Y el que diga que non (nun fai falta que lo pregone) ye que, o miente, o ye un chisgarabís.

Y ye que taba (tovía pue talo) en pelligru dalgo que nos costó munchos años recuperar. La llibertá d’espresión, de  reunión, el drechu a votar, la igualdá de la muyer (con toles esceiciones que queramos), el respetu a los Derechos Humanos…, tiémblame hasta’l pulsu de siguir retafilando estes coses. Hai muncha xente que, por edá, nun sufrió toes estes carencies, pero los que somos más mayores recordamos cómo yera aquella España dictatorial, en blanco y negro, onde cures y militares paseaben de la mano xunto colos políticos compraos. Atalanto que seya difícil d’imaxinar. Pero pese a non vivilo, sé que munchos mozos y moces taben tan allerciaos como nosotros. Munchos que criticaron duramente la Transición pero que, agora que taba en pelligru lo algamao, diben a echar de menos aquel esfuerzu que se fizo por pasar d’una dictadura a una democracia ensin derramamientu de sangre (hai esceiciones, yá lo sé)

Seguro que les coses pudieron facese meyor. Siempre se diz que los funcionarios de la dictadura siguieron nos sos puestos (militares, xueces…) pero ¿quién tenía la fuerza abonda pa quitalos y poner a otros? La oposición al réxime yera la que yera y la cosa siguió alantre, sele, gracies a la converxencia de dos necesidaes, la d’un Rexime que nun tenía más salida, y la d’una oposición que nun tenía más fuerza. La Transición fízose… como se pudo facer. El casu ye que, la idea de perder lo qu’a esti altor tenemos, ponía los pelos de punta. Convendría reflexonar sobre ello porque, como dicen siempre los historiadores, nun puen xulgase los fechos pasaos cola mentalidá del presente. Y eso val tamién pa la política. Sobre too pa la política.