close
El Nordeste de la Historia

El Nordeste de la Historia

el-muroEquí, en Xixón, vivimos mui pendientes del vientu. A mi, personalmente, el vientu inflúyeme de munches maneres, y esfruto abondo esos díes qu’asolla con fuercia y llevanta les foles, mientres doi una revolada pol Muro de San LLorienzu fasta les Chapones, la Lloca , o’l Rinconín. Los xixoneses (nun digo los “playos” qu’esos son namás los de Cimavilla) sabemos perbién lo que cada vientu nos apurre. El Norte trainos el fríu d’alla arribones, del Polu que, anque aporta equí peñeráu, máncate na cara y xélate les manes. El Sur ye l’airón caliente que llevanta dolor de cabeza, pero que ye’l que meyor define los paisaxes, nidios, recortaos. Col Sur ye col que siempre s’enquivoquen los metereólogos. Cuando dan lluvia habiendo Sur, nunca nun acierten. La cordillera fai de barrera y equí na costa nun llega la muga. Créase como un microclima especial y queda bono. El vientu Oeste equí llamámoslu “Gallegu”, y siempre trae lluvia. Cuando sopla’l “gallegu”, a sacar el paragües. Y palo último, el Nordeste o Nordés, que dacuando ye molestu porque vien fuerte, pero que “barre” toles nubes y espeya’l cielu. Mal día pa dir a la playa porque t’enllenes d’arena, anque pela tardiquina suel aparar: “Nun hai Nordeste que nun s’acueste”, diz el refrán d’esti vientu que “llimpia”.

Na Historia, munches veces, sopla’l “gallegu”. Hai époques nes que paez que se retrocede. Que los Drechos Humanos son más pisotiaos que nunca. Que les condiciones de vida van p’atrás. Que les guerres (fríes o de les otres) s’encarnicen. En cambiu, otres, seguro que les menos, sopla’l Nordeste y torna la esperanza, y paez que la Humanidá avanza. Que da un saltín p’alantre. Yo creo que nestos díes, nos paises árabes, ta soplando’l Nordés. Y unos dictadores, puestos ehí por otros dictadores, (nun hai que lo escaecer, los dictadores coloniales dexaron a los dictadores descolonizaos) tán siendo por primer vez cuestionaos. Nun sólo cuestionaos, sinón refugaos. El terror “islamista” (que nun digo que non lu haya), ta dando pasu a unes reivindicaciones que taben ehí, soterraes, sapozaes, porque los vieyos gobernantes d’esos paises lo impedíen. Y asina vemos que muncha xente d’esos territorios, tienen les mesmes  esmoliciones que nosotros: llibertá, democracia, drechos humanos… Yá abasta de metenos mieu colos árabes. Nun toos son terroristes. Y habrá que sofitar a esos pueblos que piden dalgo común a tola humanidá.

La reaición de la llamada “Comunidá Internacional” frente a estos socesos ye perprobe. Paecen preferir les vieyesplaza-tahrir dictadures, por aquello de que “controlen la situación”, anque esi “control” venga dau por una mano de fierru qu’acogota les llibertaes y dexa pervivir unes situaciones medievales. Hasta Israel, que siempre echó a la escontra de toos esos “xerontócrates”, agora prefier caltener el “statu quo”, nun vaiga a ser que la democracia llegue a los palestinos y se planteguen la llucha d’otru mou, ellí onde tán, nuna cárcel, enzarraos ente altes muries, ya invadíos cada vez más polos colonos. La llibertá da mieu, porque nun se sabe hasta onde va a llegar.

Asina, pues, yo felicítome porque nestos momentos sople’l “Nordés” de la Historia, y deseyo que “barra” a eses caduques dictadures y llante la democracia nesos sufridos pueblos. Pero nun ye fácil. El vientu “gallegu” ta ehí, sollerte, esperando tiempos “peores” y sofitáu polos metereólogos del mieu. Espero qu’esta nueva situación nun termine nun bañu de sangre, o nuna derrota d’esi vientu que, dacuando, emburria a la Humanidá p’alantre.