close
«El País», la infanta y la ignorancia

«El País», la infanta y la ignorancia

2017-02-18583Visitas

Vuelve, el cada día mas «carca» periódicu «El País», a intentar danos lleiciones de democracia esta vez arrogándose na menos que’l papel de xuez. El titulu del so Editorial ya s’encarga d’anunciánoslo: «La sentencia del ‘caso Nóos’ refuerza la independencia de la justicia en España». Ta claro, si la infanta y el restu los acusaos que salieron absueltos fueren condenaos (a la pena que fuere) ye que n’España la xusticia nun yera independiente, habría que reforzala (¿de qué mou?) . Asina, el diariu madrilanu ponse la toga y el birrete y vien a danos, non la so opinión sobre una sentencia, que pue gustanos más, menos o nada, sinón la idea de que los fallos que non-y gusten a ellos nun son democráticos. Nun pue lleese d’otru mou esi titular. Con cualisquier otra sentencia la xusticia nun sería dafechamente independiente, llueu fallaría una de les instituciones del Estáu y, poro, la democracia de Montesquieu y la nuestra.

Pues siéntolo muncho por «El País» (ye mentira, nun lo siento nada) pero hai munchos demócratas que pensamos que la sentencia de les tres xueces del casu Nóos nun ye acertada, y que muncho más correutu fuere que la señora infanta y dalgún otru d’esos «pillos» que salieron ensin mácula del xuiciu debieren compartir celda colos que (esperemos) entren agora na «trena». Empezando polo absurdo d’un Fiscal, o seya Acusador Públicu, que más paecía abogáu defensor de la infanta y que pasó pol restu los acusaos con una desgana (yo tragué unes cuantes sesiones) propia namás d’un Rajoy en funciones de Presidente. Dicho esto, a min nun se m’ocurre opinar que’l fallu qu’agora se dio seya antidemocráticu, tal y como fai’l «constructo» (ye que me prestó muncho’l pallabro) del va un tiempu neñu prodixu Juan Luis Cebrián. La sentencia axustaráse a derechu, pero somos munchos los que nun la compartimos.

Y una cabera reflexón pa la hermana del Rei. Imaxino que cuesta muncho dir a la cárcel, por más qu’ella tuviere un tratu especial nesa institución, pero siempre ye preferible dar la cara y asumir les propies responsabilidaes, que quedar como una fata, sorda y ciega a los trapicheos d’un maríu que-y metía munchos millones en casa. Paezme que, a güeyos de la sociedá española y del mundu enteru, ye abondo más cruel tener que pasar por faltosa, que vivir una temporadina nuna casa de reposu por cuenta del Estáu. Anque ello-y sentara mal al diariu El País.
(Foto: Cotilleo.es)