close
El Proyeutu de tou un Home

El Proyeutu de tou un Home

2012-01-07340Visitas

FLORO 3.jpgAsina, a lo callandino, mientres otros inventen ONGs p’arriquecese y evadir perres a paraísos fiscales, Lluis Manuel Flórez (a) «Floro» lleva 25 años trabayando p’aidar a desintosicase a tou aquel que quiera, daveres, ser «un paisano» y volver a formar parte del xéneru humanu: 25 años de Proyeutu Home.

Conozo a Floro dende hai munchos años y siempre que nos vemos produzse esa corriente d’empatía y simpatía que dambos nos tenemos, porque ye mui fácil ser amigu suyu. Pese a los premios y recononencies que lleva algamaos, sigue siendo aquel mozu llanu, entregáu y bon conversador que yera cuando yo lu conocí. Asturianu prauticante y defensor de la llingua llariega, puen pasar añós ensin que nos veamos pa caltener una amistá que nun esborren nin el tiempu nin la distancia.

A lo llargo estos años visité, a invitación suya, los tres centros de rehabilitación que tenía’l Proyeutu Home n’Asturies. El de Xixón, el d’Avilés y el d’Uviéu. Llevóme a falar de llingua asturiana y de lliteratura cola xente qu’ellí taba a tratamientu, pero tengo que dicir que fui yo’l qu’adeprendió más coses qu’ellos. Recuerdo que n’Avilés, depués de charrar y debatir colos internos, lleváronnos (diba con Tere) a ver l’acoyida que la comunidá-y facía a un nuevu miembru que s’incorporaba. Avilés yera la segunda etapa nel plan de desintosicación, y ellí pasaben los que superaben la prueba de Xixón. L’actu fue tan emocionante que terminemos colos güeyos apinaos de llárimes. La xente falaba espontaniamente, espresando la so bienvenía al nuevu miembru, pero con un respetu y un aliendu másimos, y con pallabres que surdíen del corazón. Y a la fin, cantóse una canción (creo que yera del propiu Floro)proyecto_hombre2 que recueye toes eses bones intenciones de lluchar pa salir d’esa condena que ye la droga. Otru añu tuvimos na casa d’Uviéu, onde yá tán los que s’alcuentren preparaos pa incorporase a la vida normal, anque entovía necesiten eses «muletes» que dan la comunidá y los collacios que comparten la so mesma situación. Fue tamién una esperiencia perguapa.

Pero non too fueron tiempos fáciles. A lo llargo esti periodu Floro, y Proyeutu Home, tuvieron d’enfrentase colos prexuicios, cola incomprensión, colos egoismos, cola insolidaridá. Naide quier tener cerque a esa organización, como si fueren apestaos, o pudieren contaminase talo que d’un escape radioactivu se tratare. N’Avilés, que taben nuna casina d’aldea a les afueres, cuntábenme que-yos costó abondo ser aceptaos pola xente. Pero al velos trabayar na güerta, iguar los caminos, axudar a los vecinos nos llabores del campu, etc. llograron, nun sólo ser aceptaos, sinón que la xente de los alredores se volcaren con ellos y se ficieren amigos. Sé, qu’un de los grandes disgustos de Floro fue la postura de los proyecto20hombrevecinos del Natahoyu, que refugaron el nuevu centru que queríen construyir na zona, denomándolos como «nocivos, molestos y peligrosos». Y ye tolo contrario: onde ellos tán nun hai inseguridá, nin hai droga, nin xente tirao pela cai. Son unos centros modélicos a los que deberíemos tar dando les gracies tolos díes. Y pidir que nunca nengún fíu nuestru tenga que s’internar ellí. El resultaú d’estos años 25 años resúmese en dos cifres: 6.000 toxicómanos trataos. Más de 2.000 curaos ya integraos dafechamente na sociedá. Yo, dende esti modestu blogue en que dacuando tomo les coses con sentíu del humor, agora póngome seriu pa dicir: ¡Felicidaes, Proyeutu Home! Y añadir carnalmente: ¡Un abrazu, Floro!