close
“El rayo que no cesa”

“El rayo que no cesa”

Nun sé si con esti títulu se refería Miguel Hernández al amor o a la muerte -seguro qu’hai quien lo sabe- pero pal casu dame igual. Porque la muerte ye, dixéralo’l poeta d’Orihuela o non, un rayu que nun apara, que nun descansa. Nesti empiezu d’añu vien segando cola gadaña mui fuerte, pero non en xeneral -yá vamos avezándonos a les muertes xenériques, a les llaceries de más lloñe- sinón en particular, a la xente que conoces, a la que vive nel to rodiu.

Asina, al fallecimientu del “filósofu del Piles”, Juan Cueto Alas, siguieron en poques hores los de Vicente Álvarez Areces, Francisco Prendes Quirós ya Isaac del Rivero. Cuatro persones mui arreyaes a esti “Xixón del alma”, que dicen los cursis, y colos que te cruciabes pela cai cualquier día en cualquier parte.

De toos ellos, en nomadía, el más importante (¡pero qué babayada, cómo pue falase de muertos “mas importantes”, la muerte iguálalos a toos!) ye Vicente Álvarez Areces. Conocí a Tini Areces como compañeru d’estudios nel antiguu Institutu Xovellanos. El diba un cursu más arriba que yo, l’añu que nos llevábemos y, d’aquella  namás había una cosa que nos xunía que yera’l fútbol. Los dos xugábemos nel equipu del Institutu que participaba nos xuegos escolares. Perequí por casa tengo un par de semeyes, uniformaos un poco al debalu, con unes camisetes arlequinaes talo les que llevaba enantes el Sabadell. Tamién tán ellí otros ilustres, como Echevarría que llueu trunfó nel Sporting. Depués vímonos muncho más tarde, cola coincidencia de la llucha antifranquista, anque él con munches más responsabilidaes orgániques.  Y asina, un poco a distancia anque cercanos n’otres coses, siguí’l so ascensu imparable depués de lo de Perlora y de la so entrada nel PSOE. Agora tol mundu fala de lo muncho que fizo dende esi partíu pol bien de Xixón y d’Asturies, pero la verdá ye que la so entrada nel ayuntamientu nun fue dafechamente exemplar. D’aquella votación na que desplazaron a José Manuel Palacio (alcalde los caberos 8 años) pa ponelu a él, habría muncho que falar y nada bueno. Pero, en fin, llegó a Alcalde y ellí se caltuvo por 12 años, lo que quier dicir que la xente lu votaba, asina que puntu en boca. Ya igual na Presidencia del Principáu. Creo, ensin pasión dalguna, que fizo coses buenes y otres non tanto. Pero a la hora la muerte paez que primen aquelles sobre éstes. Igual ye lo xusto. Quiciás esti últimu cargu de senador sobraba, porque ya tenía la so carrera cumplida y tamién “sonó” un poco como querer abellugase de posibles responsabilidaes…  o igual non, porque como dicen los sos “hagiógrafos”: yera un animal políticu. Pues seríalo, seguro. En tou casu, con elli esapaez una figura importante de la política asturiana. Que la tierra y seya leve.

De los otros fallecíos poco puedo amestar a lo que se diz na prensa. Xente importante de la ciudadanía xixonesa. Con Isaac del Rivero tuvi dalguna rellación cultural y llegó a ilustrar un cuentu míu que, la verdá, agora nun recuerdo cuál yera. Gran dibuxante y maestru de dibuxantes. Emprendedor cultural nun país qu’eso nun se valora muncho. Pero eso valóralu a él. Y de Paco Prendes namás lu siguí de lloñe y a traviés de los sos escritos en prensa. Unos escritos mui cultos, mui bien informaos, anque un pocoñín aburríos. En fin que, igual qu’a Tini Areces, que la tierra-yos sea leve a ellos tamién. Y a ver si la de la gadaña va dándonos dalgún respiru, que nos tien un muncho aforfugaos.

Foto: Efe