close
El tambor del Bruch

El tambor del Bruch

2015-09-28578Visitas

El tambor del BruchCuenten los llibros d’historia que, durante la guerra la Independencia en tierres catalanes, un pequeñu exércitu d’españoles, somatenes catalanes y tropes suices, derrotaron al exércitu francés, mui superior en númberu, al altor del términu de Bruch. Y agora yá non la historia, sinón la lleenda, diz qu’ello debióse en parte a un rapaz que tocaba’l tambor y que, la reverberación del soníu del so tambor al chocar escontra les muries de Montserrat, fizo creyer a los franceses qu’había munchos más soldaos españoles que los que realmente había. Ta claro que’ l famosu tamboriteru del Bruch tien varios monumentos en Cataluña, un d’ellos en Barcelona.

Van tener que facer otros cuantos monumentos a los nuevos tamboriteros catalanes que, col redoble del so tambor, ficieron creyer al restu de la xente que los favorables a la independencia yeren munchos más que los que nun lo yeren. A la vista lo visto vemos que la cosa nun ye satamente asina. Ye más, hai más persones en Cataluña contraries a la independencia qu’a favor. Unes cuantes más. ¿Quita esto valir al trunfu parllamentariu de los partíos del «Sí quiero»? Pues seguramente non. La suma de dambos grupos -bien estremaos un d’otru- da-yos una pequeña mayoría n’escaños colo que, xustificadamente, pueden siguir gobernando tal y como lo facíen hasta agora, anque los que gobernaben perdieron votos y escaños con respeutu a les anteriores votaciones. Hasta ehí too claro. Lo que yá nun empieza a ser tan claro ye que, con esi trunfu parllamentariu, Artur Mas and company considerénse llexitimaos pa innstaurar la independencia, talo que si se tratare d’un plebiscitu. Y eso non, porque ensin ser unos avezaos xuristes sabemos que, nun plebiscitu, nun se vota a partíos y que lo que cuenten son los votos individuales, esos que dieron la mayoría a los  non independentistes. Y cómo dalgo nun pue ser, al mesmu tiempu, una cosa y la contraria, debemos atalantar que pa esa independencia nun taríen llexitimaos. Hai, amás, otru argumentu que faría la cosa ingobernable: igual qu’estes eleiciones parllamentaries se consideraren un plebiscitu, cualaquier otra eleición parllamentaria del futuru podría selo igualmente. Quiero dicir, y digo, que nuna supuesta Cataluña independiente, nunes prósimes eleiciones al Parllamentu catalán, casu de ganar los partíos non independentistes -agora anden mui igualaos- podríen dar marcha atrás a esa independencia y pidir nuevamente la xunión con España. Paez un poco de cachondeo ¿non? Menuda inseguridá xurídica y de tou tipu… Por eso ye desixible una mayoría mui amplia, mui cualificada (dos tercios, tres cuartos…) pa intentar dar esi pasu, non como esta chapuza d’agora.

Yo pola mio parte, yá lo dixi munches veces, nun tendría nada a la escontra de la independencia catalana. Si se quieren marchar, que se marchen. Ellos sabrán lo que-yos convién. Pero’l casu ye que la so marcha perxudicaría al mio País -Asturies- y por eso nun quiero que lo faigan. Agora sí, si lo faen, que nun seya con trampes porque a la fin siempre termina cumpliéndose aquel dichu asturianu de cuando yéremos neños: «la trampa, rescampla».