close
Ellos son el caos

Ellos son el caos

Diba munchu tiempu que nun escribía nesti blogue sobre política. Paezme que nel so momentu lo dixe, que me tienen fartucu los políticos con esi estáu permanente d’axitación, d’insultos, de malos moos, de mentires (yá ta bien d’emplegar sucedáneos n’inglés pa lo que namás son eso: mentires). Too debería tener una llende, un llímite, hasta la política. O meyor dicho, la política ente lo primero, pues trátase, dafechu, de solucionar problemes de los ciudadanos, de meyorar l’altor de satisfaición de la xente y, al tiempu, el nivel de vida. Puede, pa ello, haber distintes formes d’entender los problemes y, poro, d’intentar solucionalos. Pa ello, nada meyor qu’esponelos a la opinión pública ya intentar rebatir los del contrariu con argumentos civilizaos, dialécticos. Nada más lloñe d’esto, no que se convirtió agora la política, no que la convirtieron determinaos partíos de la derecha y estrema derecha que camienten, como camentaron siempre, que’l poder ye suyu. Que naide, a nun ser ellos, pueden gobernar esti pais que tan mala suerte tuvo siempre colos sos políticos.

Y ye que nun pueden dicise más insultos barriobaxeros, más mentires comprobaes, más desaxeraciones descabalaes como les que tan emplegando Ciudadanos, Vox y, sobre too, un lider del Partíu Popular vomitivu, en fondu y forma. Desaforáu portavoz de mensaxes calumniadores, pequeñu Goebbels que, cada vuelta que lu veo, danme voltures y tengo que lu quitar. A eso llegamos. Porque con Mariano Rajoy podíes tar d’alcuerdu o non, podía cayete simpáticu o simplayu, pero nunca nun dexó de ser un señor col que podíes echar una parrafada o dir a tomar un culín de sidra. Lo d’esti Casado ye impresentable.

Nun lo fai mal tampoco el líder de Ciudadanos y los sos acólitos, insistiendo nunes mentires aún a sabiendes de que lo son, como’l tiempo amosó abondamente. Agora, como aquello se-yos marafundió, vuelven a les andaes con argumentos indemostrables, como que Pedro Sánchez, si llega’l poder, va a indultar a los presos catalanes, cosa que ye indemostrable y que, amás, supón  saltase d’un plumazu la presunción d’inocencia.

En fin, ayer lleí n’El País qu’esi bocayón de Pablo Casado dicía dalgo asina como: «Nosotros o el caos». La frase nun ye nueva y yá fue motivu de coña naquel gran selmanariu d’humor llamáu «Hermano Lobo». Yo apúntome a la portada de Ramón y tamién afirmo que, llamentablemente, el caos son ellos.

Post data.- Sentí muncho ver a la nuestra Alcaldesa de Xixón metanes de la semeya de la manifestación de la Plaza Colón. Ensin ser de la so cuerda, siempre creyí que yera persona moderada y non mala xestora. Lo más sele que se m’ocurre agora ye que tuvo mal asesorada.