close
«En cata d’un suañu»

«En cata d’un suañu»

2012-08-28Javier del Río423Visitas

Esi podría ser el nome n’asturianu de la esposición de cuadros y escultures de Javier del Río: «La búsqueda de un sueño», qu’entovía ta colgada na Sala 2 del Antiguu Institutu. Pero ¿cuál sedría’l suañu de Javier? ¿A ónde quieren esnalar les sos pintures y les sos figures de fierro o piedra? Non a la perfeición, ta claro. Nenguna de la sos obres va a la gueta d’ella. Más bien a la escontra, en munches hai un ciertu «feísmu» buscáu a posta. N’otres nun pretende más qu’homenaxear a dalgunos creadores que, de xuru, prestáron-y. Dende Velazquez (un guapísimu cuadru del entornu de «Las Meninas» ensin nenguna figura) a Picasso, a Miró o a Matisse… Cuadros que nun escuenden l’almiración por esos pintores, el so sentíu homenaxe. ¿Qué busca, pues, Javier? ¿Cuál ye esi suañu que-y daría nome a la esposición? Nun sé la desplicación que dan los comisarios que la entamaron, nin quiero sabela. La impresión que a mi me da la contemplación d’esos cuadros ya, precisamente, la de la propia busca. El tópicu camín, que ye más importante que la meta. El pintor xixonés llanza una riestra d’entrugues retóriques, d’eses que nun precisen rempuesta, porque la rempuesta que nos devuelvan, seya cual fuere, nun nos val. La única rempuesta ye, repito, la propia busca, lo cual nunca nun llega a tener final.

La esposición ta encadarmada por prosimidaes temátiques. Resúltame dafechamente inquietante la de los «autorretratos». Javier píntase a sí mesmu con un aspeutu reconcentráu, como si en llugar de mirar hacia afuera, lo ficiere hacia dientro. Hacia esi interior que nun sabemos lo que busca. Y la socesión d’esos autorretratos va dándonos una güeyada xeneral de la evolución del pintor, pero sobre too de la evolución de la persona. Dame la impresión de que Javier nun se gusta, o nun-y gusta’l mundu nel que vive, y eso asoma nel so rostru que nun podríemos denomar «atormentáu», pero si esmolecíu. Perguapa tamién la estaya de los paisaxes, onde dalgunos verdes recuérdenme inevitablemente a Valle. Pero sobre paezme estupenda la última temática que trató en vida: la de Xixón. Los últimos cuadros que pintó, cais, paisaxes y panorámiques de la so ciudá de nacencia, son un resume de tola so obra anterior. D’una cenciellez y una intensidá perguapes, desllúmame esa: «Lluvia sobre Gijón» con un tastu de tristura y señaldá qu’espeyen los últimos díes del autor, fallecíu nel 2004 a los 52 años d’edá. Lo meyor de la vida.

Pero, amás del esfrute de la esposición, tenía un motivu personal más p’averame al Antiguu Institutu. Cuando se reeditó la mio novela «L’aire de les castañes», n’aquella edición de «Las novelas de Gijón», punxeron a la portada del mio llibru un cuadru de Javier del Río (semeya de la derecha). Un cuadru un aquello tenebreru que nel llibru lleva por títulu «La carbonera». Prestóme, entós, poneme delantre del orixinal del pintor xixonés y contemplalu ensin intermediarios. Curiosamente, como si tamién hubiere ehí la historia pa otru cuentu, nesti casu el títulu nun ye’l mesmu, sinón que se titula «La granxa». Y fue, tamién una satisfaición ver el llibru nuna de les vitrines, al llau d’otros materiales del artista. Ye una collaboración inesperada, pero prestosísima, nuna esposición que recomiendo encesamente a tolos que puedan averase al Antiguu Institutu. Paga la pena ver la obra d’esti interesantísimu pintor xixonés.Un de los nuestros.