close
ESTA «PATRIA» YE UNA RUINA O EL TALIBANISMU CULTURAL

ESTA «PATRIA» YE UNA RUINA O EL TALIBANISMU CULTURAL

2009-02-04285Visitas

Vi, nun va munchu tiempu, na «tele», una película en qu’una pareya merca un caserón nes afueres d’una gran ciudá, dispuesta a esfrutar del so particular «paraísu natural», lloñe de la contaminación urbanita. Bien ceo pescancien que la casa ye una ruina, na que nun funciona l’agua, nin la lluz, les muries y escaleres caen en baxo, y el teyáu ta enllenu de goteres. Ríeste muncho coles sos llaceries.

Nun da tanta risa, ensin embargu, pescanciar qu’Asturies, esa que llamamos «Patria Querida» nel nuesu himnu, ta a puntu d’asonsañar al caserón de la película, amosando la so ruina per toes partes. Y nun falo sólo d’una ruina metafórica, sinón d’una mui real.

El Patrimoniu Cultural Asturianu, esi legáu que nos tresmitieron les xeneraciones anteriores, ta esboroñándose a velocidá tala, que muncha llercia me da de que los nuesos nietos nun lleguen a conocelu.

El Patrimoniu Material: Monumentos, piedres sagraes que resistieron los embates del tiempu, de les guerres, del escaezu, tán en tal estáu de deterioru y abandonu que ye fácil que nun duren hasta una prósima xeneración. Falamos de San Miguel de Lliñu, que l’otru día un periódicu de la capital denomaba como «La maldición de San Miguel» pola mor de la so acabación. O de Santullanu, y les sos maravioses y úniques pintures del sieglu IX, únicu monumentu d’esa época xunto al que pasa una autopista. O del Conventín de Valdediós. O de…

horrosPero falamos tamién d’otros «monumentos» más recientes, que son parte sustancial de la nuesa cultura, de la nuesa forma de vida. Falamos d’Horros y de Paneres. Falamos d’Etnografía, de riqueza cultural. Falamos, como non, d’esi atentáu contra’l nuesu Patrimoniu Hestóricu que ye la destruición, adréi, d’un conxuntu d’ocho horros y paneres en San Andrés de los Tacones, parroquia de Xixón, como primero pasó en Viesques y na Coría. Horros y paneres, dalguna de más de doscientos años, catalogaos pol Ayuntamientu de Xixón como «de proteición integral». Y dicen que van a investigar. ¿A quién, a sí mesmos? ¿Nun teníen, tanto ellos como la Conseyería de Cultura del Principáu, una denuncia de l’Asociación de Vecinos de facía SIETE MESES, cuando entovía podía detenese l’atentáu, o polo menos una parte d’él.

Y falamos tamién de Patrimoniu Inmaterial. De la llingua de los nuesos antepasaos. Que nun quieren na Universidá, más que pone-y un anfiler y asitiala nuna hurna, como una d’eses caparines disecaes de los coleicionistes. Que tampoco nun quieren nel Gobiernu del Principáu, y que mienten al Conseyu d’Europa, ellos que son tan «europeístes», amosando unos datos falsos de la nuesa llingua, despreciándola, cuando debieren ser los encargaos de curiala. QUE YA LA SO PROPIA LLINGUA.

Tol mundu asistió horrorizáu a aquelles voladures de maraviosos monumentos n’Afganistán, per parte de los fanáticos Talibanes. Aquello yera volver a la barbarie. Llamentablemente, equí n’Asturies nun fai falta que-yos pongan dinamita, nin-yos tiren cañonazos al nuesu Patrimoniu Cultural más queríu. Abasta con que sigan actuando como hasta agora.

(Contdactu: amtrancho@telecable.es