close

ETA RIP

2018-05-08194Visitas

Qué pue dicise d’ETA que yá nun tea dicho a lo llargo tantos años y tantos muertos. De xuro que ye un de los temes que más papel xeneró nel mundu del periodismu y más comentarios en tolos foros, dende los familiares, pasando polos sociales y los políticos. Un rastru sangrientu a lo llargo un gran periodu de la Historia d’España. Pero, en fin, agora que certifiquen el so final dalgo habrá que dicir, anque seya pa zarrar el llibru cola pallabra FIN.

Agora, digo, certifiquen el final, pero yá taben finiquitaos va munchu tiempu. Derrotaos militar, politica y hasta sentimentalmente. Porque nun hai qu’escaecelo, ETA tuvo al so favor munchu sentimientu favoratible en estremaos llugares peninsulares. N’Asturies tamién. Persones y grupos que confundieron -inxenua o interesadamente- la llucha armada pola independencia d’Euskadi con un balagar de muertos enriba la mesa, con facer la oposición a la Dictadura franquista, cosa na que munchos andábemos metíos. L’asesinatu del socesor del Dictador, Carrero Blanco, fue un de los argumentos emplegáu por dalgunos pa caltener esa postura. Pero ellos diben a lo que diben. Nun queríen una democracia n’España porque se movíen y se xustificaben más y meyor nuna Dictadura, cuanto más xabaz meyor. Asina, cuando yá depués de la Transición la sociedá española caminaba zarapicando, pero dando pasinos, hacia una democracia cuarenta años negada, intentaben provocar una vuelta atrás asesinando señalaos militares y pidiendo, pa dialogar con ellos, non al Gobiernu escoyíu nes urnes, sinón a la cúpula militar. Como si fueren dos exércitos nuna guerra ensin cuartel. Cuanto peor meyor. Asina que nada de lluchadores escontra la Dictadura. Y digo que dende Asturies tamién-yos siguieron el xuegu, a ellos y a los sos brazos políticos, porque por grupos y persones llueu mui demócrates, se-yos siguió’l xuegu collaborando políticamente y paseándolos por fiestes y romeríes. Y munchu tiempu tardaron en cayer de la burra de que, con aquella xente, nun podía nin debía tratase, ente otres coses porque’l “cariñu” nun yera recíprocu.

Yá conté n’otros espacios que conocí a dalgunos d’aquellos primeros etarras, como compañeros na vieya Facultá d’Económiques de Sarrico. Falo de 1965, 1966, 1967… El primer muertu d’ETA, Xavi Echevarrieta, yera del cursu. Y había dellos más. Tovía nun teníen les manes manchaes de sangre y participen nes revueltes estudiantiles como otros cualesquiera. Por cierto, Echevarrrieta nun yera de los que más se distinguía pol so valor. Práuticamente nun sabíen falar euskera, y la mayor reivindicación llingüística que facíen yera dir a la misa del cura Larrea, nuna capillina qu’había na facultá, y lleer un papelín que llevaben coles contestaciones llitúrxiques. Yeren otros tiempos. Llueu vinieron los muertos. Munchos. Primeros seleicionaos y a la fin… lo que cayere. Pero como diz el refrán asturianu: “unu mata y otru estira pola pata”. Y asina tuvieron un gran sofitu popular, sobre too nos pueblos pequeños onde exercíen el so papel mafiosu, d’acusación y denuncia del que nun taba con ellos. Mui bien lo recueye la novela “Patria”, de Fernando Aramburu. Pero, en fin, agora llega’l final. Queden los muertos, claro. A ellos nun-yos val el final, yá lu tuvieron va tiempu. Quedará’l so recuerdu y la lleición histórica de cómo nun hai que facer les coses. Y queden tamién los presos. Yo, que nun soi familiar de víctima, creo que deberíen agrupase en cárceles del País Vascu. La condena ye la que dictó’l xuez en cada casu. La que tien que cumplir na cárcel. El mandalu al otru estremu d’España ye una condena adicional al marxe de la que yá tien. Pa él y pales families. Y tampoco nun ye lo mesmo los que tán presos por delitos de sangre, que los que nun los tienen. En fin, habría que falar de too ello. Pero’l casu ye que ETA yá nun esiste. Espero que la Historia los xulgue como lo que fueron: una banda d’asesinos que nunca debió tener llugar. Asina, polo menos, quedarán nel mio recuerdu.