close
Ex-Presidentes

Ex-Presidentes

2016-01-28276Visitas

felipe-gonzalezPaez que’l so pasu pol cargu más altu del país debería da-yos un poco de sabiduría, tantos años de responsabilidaes y decisiones, o cuando menos un poco de prudencia, que podría sustituyir a la sabiduría. Pero sientiendo falar primero a Aznar y llueu a Felipe González, fai que nun echemos en falta, pa nada, tiempos pasaos. Si dalgún pudiere acoricar una cierta señaldá per otres dómines, abasta con escuchalos falar pa que queramos siguir viviendo nos tiempos actuales, por munches dificultaes que’l presente pueda trayer.

D’Aznar nun voi dicir nada, que-y  lo entruguen al señor Rajoy al que nun dexó de provocar con cualquier decisión que pudiere tomar (dalgunes contradictories ente sí), pero duelme más lo de González, a quién nunes emocionantes eleiciones nel añu 1982 voté, pa echar a les dereches del gobiernu, llimpiar la vida política y social y afitar la democracia, a pocos meses del intentu de golpe d’Estáu del 23 F. Lo que vieno depués yá lo ponen los llibros d’Historia. Lo de la OTAN «d’entrada non», el neolliberalismu al poder (Solchaga, Boyer…), el desmantelamientu d’Asturies (caún llora polo suyo), los GAL, les dos Güelgues Xenerales y too aquello que finó nun patéticu: «Entendí’l mensaxe» que dixo poco enantes de que lu echaren les urnes porque, en realidá, nun entendiere’l mensaxe.

Del so llabor como ex-Presidente ya-y pidí modestamente dende equí un poco de moderación y arbitraxe, y nonana-botin--490x578 tomar partíu descaradamente en temes d’Estáu. El so viaxe a Caracas d’ida y vuelta fue una patochada publicitaria que nun venía a  cuentu. Agora, diciendo que nun quier tar calláu pa que nun se lu malinterprete (¡pero cuándo tuvo calláu…!) sal al cada día más reaccionariu diariu «El País», a da-y lleiciones al actual candidatu del PSOE sobre cómo tien que remanar les negociaciones y con quién tien que lo facer. Mal fecho, fuere lo que fuere a dicir. Pero ye  que, pa encima, lo que defiende ye una postura pa que’l PP, infláu y abotargáu por una corrupción galopante que se destapa cada día, siga gobernando esti país de les nuestres desgracies otros cuatro años. Pidi «estabilidá», lo mesmo que, na páxina anterior del  periódicu, pidi la señora Botín, Presidenta del Bancu Santander. Coincidencies peligroses. Y  pa ello, nun dulda en cargase a otru posible sociu de gobiernu, como ye Podemos, llamándolos munches coses y nenguna buena: d’estalinistes p’arriba. Nun sé si don Felipe González tendrá yá un puestu pa la Historia, pero ta faciendo tolo posible por esborralu con unes intromisiones que nun vienen a cuentu. Si tien dalgo que dicir, que-yos lo diga prudentemente nuna reunión del partíu a los suyos. Pero que nun vuelva a venir, como l’otru innomable, de «salvapatries». Pa eso, que vuelva a presentase a unes eleiciones.