close
Gala Lírica… d’asturianos

Gala Lírica… d’asturianos

El programa anunciaba pal Teatru Xovellanos una “Gala Lírica Asturiana”, lo que paecía indicar que se trataba d’un recital con canciones llíriques asturianes. Nun yera asina. Los que yeren asturianos yeren los intérpretes, mentanto que’l conteníu de l’actuación taba compuestu por dúos y aries d’ópera. Nun importó’l cambiu porque, amás d’unes guapes obres llíriques asturianes tamién cuntamos con dalgunos grandes intérpretes, como ye’l casu de los que nos acompañaron esti día nel Xovellanos: l’allerana Beatriz Díaz y el xixonés Alejandro Roy, cola presencia al pianu del maestru Juan Antonio Álvarez Parejo.

Cantar ópera acompañaos de namás un pianu, requier un plus nel esfuerzu, yá de por si grande, de les pieces musicales. La orquesta na ópera ye un elementu esencial, qu’arropa, ensalza, disimula y da calor a la voz del intérprete. Calor y color. Mentanto que’l pianu, salvo en dalgunes obres mui concretes, quédase siempre un poco curtiu nesa misión. Quiero dicir con esto que los nuestros cantantes (obsérvese qué ceo los faigo “nuestros”) tuvieron que pagar un peaxe como’l del Huerna pa llevar a bon puertu la so actuación. Pesie a que’l maestru Parejo cumplió’l so llabor mui acertadamente.

La soprano Beatriz Díaz, con una presencia peragradable, sonriente y relaxada, cantó con gustu y comencimientu. Nun tien una voz como la de Maria Callas… nin falta que-y fai. Porque anda sobrada nes notes  altes y cumple, tamién sobradamente, nes que son más baxes. Con un timbre claru y sabiendo allargar les sílabes, tuvo dalgún aria dafechamente emocionante. A min gustóme, sobre too, nuna que yo nun conocía: “Ebben, ne andrò lontana”, de La Wally, de A. Catalani, na que tuvo espléndida, y nuna de les de “propina”, la guapísima “O mio babbino caro” de la ópera Gianni Schicchi. En cambiu, na mui conocida “Un bel dì vedremo” de la Butterfly pucciniana, nun sé si fue pola ausencia de la orquesta o pola falta de situación escénica, tuvo namás que cumplidora.

El tenor Alejandro Roy tien, al mio paecer, una voz un poco “abaritonada”, ye dicir, nun ye d’esos tenorinos de voz aguda como un xiblíu. Eso permítelu ampliar el so rexistru y cantar coses disímiles. Nesti momentu ta en plenitú sonora, lo qu’amosó a lo llargo de toles sos intervenciones. Tres un pequeñu titubéu nel aria de La Gioconda, de Ponchielli, “Cielo e mar”, viénose arriba y cantó siempre con seguridá y maestría. Bien nos dúos con Beatriz, destacó nel aria del vieyu Pagliacci de Leoncavallo “Vesti la giubba”, de gran esixencia vocal, y zarró la so intervención col famosu “adios a la vida”, de Tosca, “E lucevan le stelle”, arrincando “bravos”.

En resume, qu’esta llamada “Gala Lírica Asturiana” fue un ésitu dafechu que’l públicu (que non enllenaba’l teatru) agradeció puestu en pie aplaudiendo a los suyos. Y ye que’l patriotismu nun tien que ser sólo pa cuando’l Sporting xuega bien y gana.
(Semeya: Damián Arienza. “El Comercio”)