close
«Good bye, Tini, good bye»

«Good bye, Tini, good bye»

2010-07-09326Visitas

arecesCinco minutos enantes de que lu echaren, el tovía Presidente del Principáu, Vicente Alberto Álvarez Areces, anunció la so non presentación como candidatu a les prósimes eleiciones. Yera una anuncia cantada. Yá nin siquier los sos «fieles», los «arecistes», confiaben nél. Non por nada, non porque disintieren de les sos caberes decisiones sinón, cenciellamente, porque yá fedía a «calabre políticu», y yá sabemos qu’en política, a nun ser honroses esceiciones, les fidelidaes duren lo que dura’l cargu al que se ye fiel. Lo de Areces yera, como diría’l premiu Nobel colombianu, «la crónica d’una muerte anunciada».

¿Y cómo podríemos valorar l’actuación d’esti paisanu que tuvo nel poder, el másimu poder autonómicu, a lo llargo de, na menos que 12 años? Pues l’axetivu más suave que se m’ocurre ye’l de «inoperante». Vamos dexar a un llau (lo cual yá ye muncho dexar) los temes más concretos del so llargu mandatu: el «muselazu», la enquivocada política enerxética, la carente política mediuambiental, la nula política respeuto al patrimoniu cultural, a la llingua, a les señes propies d’identidá (coime, nun ta gobernando na Rioxa, nin en Murcia), l’emperramientu en sapozar millones nuna cosa «elitista» y foriata como ye lo de la Universidá Llaboral… y un llargu etcétera. Pero sobre too ello, amás de too ello, de lo que yo lu acuso ye d’anteponer los sos intereses de partíu, a nivel nacional, a los intereses propios de la so tierra, de la so patria. De ser servil, criau, de los mandatos centralistes de Ferraz. De nun oponese nunca, de nun dar nunca un puñetazu na mesa, de nun enfrentase, dalguna vez, polo menos, a los designios d’un gobiernu central que, llamentablemente, tien otres prioridaes enantes de les asturianes. Esi ye’l so mayor delitu, nun ser un gobernante ASTURIANU, ye dicir, que mire p’enriba de too pal pueblu al que gobierna, el que lu escoyó pa esi tan importante llabor.la-pita-de-la-xunta

Lo malo de too ello ye que, cualquiera que venga detrás, va a facer esautamente lo mesmo, porque, en definitiva, nun ye un problema de nomes, ye un problema de fidelidaes. ¿Dalguién cree, daveres, que’l señor Javier Fernández va a facelo distinto del señor Areces? Pues si diz que sí ye qu’entovía cree nos Reis Magos. Porque les fidelidaes del señor Fernández son les mesmes que les del (tovía) actual presidente, y eses nun pasen pola defensa de los intereses d’Asturies, polo menos non en primer llugar. Siguimos siendo un «proteutoráu», onde manda «la metrópolis». Y asina nos lluz el pelo. Otros militantes socialistes, como por exemplu el señor Montilla, defenden o paecen defender intereses más prósimos. Los nuestros dirixentes, amén a too y a nun molestar qu’hai coses importantes que tratar.

Poro, ¿qué otra valoración podemos facer que la de pone-y un suspensu al que, durante 12 años nos gobernó? Pero un suspensu que, dende yá, podemos facer estensivu al que venga detrás, si sigue siendo miembru d’un partíu centralista. La única opción que tenemos pa defender los nuestros intereses, los intereses asturianos, ye votar a un candidatu nacionalista. Nun tenemos garantizáu l’aciertu, porque los problemes son difíciles y l’atrasu que llevamos ye munchu, pero, polo menos,  si tenemos garantizao que los intereses más altos que se van defender son los d’Asturies. Nun ye poco.

P.S. Quixi poner nel títulu una despidida n’Asturianu, pero nun quiero da-y esi gustu a daquién que NUNCA, en tres mandatos que gobernó, dixo una sola frase na nuestra llingua.