close
Güei, 15-M

Güei, 15-M

2012-05-15Cabudañu 15-M437Visitas

Cúmplese nesti día una fecha que yá pasó a la historia, anque seya a la «pequeña historia», como la denomación de tou un movimientu popular. Un movimientu difícil de definir porque atropa en sí munches variables: d’edaes, ideoloxíes, situaciones personales ya intenciones de futuru. Nun ye, pues, dalgo homexéneo que facilitaría a los analistes y a los propios partíos políticos definilos y clasificalos, clavándo-yos un anfiler como se fai coles caparines de coleición, y guardándolos nun bastidor. El 15-M escápase-yos de les manes y del entendimientu, y eso ye precisamente lo que los pon nerviosos: el nun tener enfrente d’ellos dalgo «tanxible», previsible, avezao. Porque lo que si tienen claro ye que al movimientu 15-M tiénenlu enfrente. Inclusive la llamada «izquierda plural», que pretende asumir munches de les reivindicaciones del movimientu, nun ye bien recibíu en tanto que partíu, sí, por supuesto, en cuanto a persones individuales que puedan collaborar en diferentes estayes del procesu.

El 15-M tien, como cualquier coleutivo de persones que s’aconceyen pa unos fines, lluces y solombres. Grandeces y miseries. Per un llau recueyen la fartura, l’hastíu, que tien la sociedá española d’unos partíos políticos y unos sindicatos que va tiempu que dexaron de representar los sos intereses. Que cada vuelta tán más separtaos de la «xente de la cai» y que, poro, nun se sienten representaos por ellos.  Eso fai, en segundu llugar, que se replanteguen una nueva forma de democracia que nun seya sólo la de meter la papeleta na urna cada 4 años. Ye lo que llamen «democracia direuta» y que se manifiesta nuna nueva/vieya forma de trabayu asamblearia, con asamblées de barriu, asamblées sectoriales… y llueu les asamblées xenerales pa reafirmar o modificar les distintes conclusiones de les anteriores. Y, per último, hai otra nota distintiva del movimientu que ye amestar, al tiempu, la búsqueda de soluciones a problemes concretos (trabayu, vivienda, deshaucios…) con otros más xenerales, dalgunos inclusive «utópicos». D’ehí una de les frases más cellebraes como ye: «Abasta ya de realidaes, queremos promeses».

Pero tou esti equipaxe enllenu de bones intenciones, tien tamién nel so interior los elementos que lu imposibiliten siguir p’alantre y convertise nun movimientu práuticu, resolutivu, capaz de plantexar soluciones reales a los problemes y ser una alternativa a l’apigazada clas política tradicional. La forma asamblearia ye mui dificil de controlar. Una asamblea de 100 persones pue aportar coses interesantes, una de 10.000 ye imposible que funcione. La negativa a delegar en determinaes persones, determinaes responsabilidaes, ye una manera de mancorniase. Pa ser efeutivos habría que crear una cierta estructura organizativa, dando cuentes del trabayu, tando xunto a la basa del movimientu, pero con dalgunes delegaciones de poder y de maniobra. Amás, ye imposible tratar, como presumen de facer, 15.000 problemes distintos. Esa dispersión ye ineficaz dafechu. Tendríen que reducises a discutir unos pocos problemes importantes y volcase nes sos soluciones, en llugar d’abrir tanto l’abanicu de mou que se camuda n’inabarcable.

Estos son dalgunos de los claroescuros que yo veo, depués d’un añu del movimientu. Un movimientu que, en cualquier casu, yera necesariu, tres d’una riestra d’años, que van dende la fin de la dictadura hasta’l tiempu presente, en que la xente, sobre too los mozos, permanecíen nuna parálisis y un individualismu suicides, mentanto les clases polítiques del País llevábennos, migayín a migayu, hasta’l despeñaderu onde nos atopamos agora. Poro, anque namás fuere como conciencia pública, como profetes del so tiempu, bienveníu seya’l movimientu 15-M. ¡Feliz cabudañu!