close
Johnny Hallyday

Johnny Hallyday

En lloor -y en golor- de multitúes morrió esti día’l cantante y actor francés Johnny Hallyday. Como los franceses son asina, entamaron una mui gorda, una especie de folixa necrolóxica pa despedir al rockeru del que práuticamente nun s’alcordaba naide. Pero bueno, equí montóse cuando morrió Enrique Tierno Galván, “el vieyu profesor”, con retrasmisión televisiva que dirixó na menos que Pilar Miró. Con eso y colo d’asaltar la verxa de la Virxen del Rocío tamos buenos pa callar.

A min el Hallyday (dicho seya con tolos respetos fúnebres) nunca me paeció gran cosa. Polo único que siempre-y tuvi envidia fue porque taba casáu cola maraviosa Silvie Vartan, cantante de voz duce y cariñosa, y musa de nun sé cuantes movides. Asina que cuando unos años depués se divorció ya-y perdí tou apreciu.

Sí quiero dicir nel so favor que fue un de los primeros “rockeros” europeos, cuando eso del rock yera namás una cosa de norteamericanos. Él en Francia, Adriano Celentano n’Italia y n’España esi Mike Ríos, que llueu pasó a ser Miguel, y un qu’a min me prestaba muncho que se llamaba Bruno Lomas, pero que duró mui poco.

Diba a poner un vidiu con una canción de Johnny Hallyday, pero nun quiero ser d’esos que tolo perdona cola  muerte, asina que pa ser consecuente colo que digo pongo un de la so muyer, Silvie Vartan. Que la tierra-y seya leve a Johnny, y llarga vida a Silvie que cantaba esti “El ritmo de la lluvia” en tolos guateques de los 60.