close
Kirk «Espartaco» Douglas

Kirk «Espartaco» Douglas

2020-02-06Kirk Douglas127Visitas

Na escuridá del cine, col anonimatu de nun conocer a la xente que te rodeaba, petecíate llevantate de la butaca y mui tiesu dicir al alto la lleva: «¡Yo soi Espartaco!», naquella sublime escena de la película  del mesmu nome. Yo soi de los que llarimeé cuando, al final de la peli, la guapísima Jean Simmons enséña-y a Kirk «Espartaco» Douglas el so fíu, mientres él ta enriba una cruz de les qu’enmarcaben la Via Apia (supongo que sería la Via Apia, pero igual non). Y si Stanley Kubrick nun lloró nesta escena, anque fuere un poco, ye que nun tenía coraes, cosa que ye mui posible.

Lo que manda madre ye que’l recién fallecíu Douglas nun ganare l’Oscar a la meyor interpretación nesi añu de 1960. Nin esi añu nin nengún otru, porque tuvo de conformase con esos premios a tola carrera, o como diaños se llamen, que dan un poco de consolación pa quitar la mala conciencia. Una mala conciencia sobrevenida del fechu de que nun-y lu dieron poles sos tendencies izquierdistes. ¡Tenía que cae-yos la cara de vergoña! Bueno, tampoco non-y lu dieron al gran Cary Grant (valga’l xuegu de pallabres), y al grandísimu Paul Newman diéron-ylu «in articulu mortis» a puntu yá de palmala. Pero eso sí, al insípidu de Tom Hanks, como buen chico americanu, regaláron-y un par d’ellos. En fin.

El casu fue que morrió Kirk Douglas, el fiu del traperu, como avezaba a dicir enllenu d’arguyu hacia’l so proxenitor. Tenía 103 años y un porrón de grandes películes, colos meyores direutores de la historia del cine. Películes qu’él ayudó a engrandecer col so gran dominiu de la escena. Yera d’esos actores que, como siempre diximos y ye verdá, enllenen la pantalla. Fundó tamién la so propia productora, piquiñina pero peleona, a la que-y punxo’l nome de so madre: Bryna. En fin, más d’un sieglu de trabayos y una vida aparentemente feliz. Qué más pue pidise. Que la tierra-y sea leve al que fue gran actor Kirk Douglas.