close
La cobardía d’un gobiernu

La cobardía d’un gobiernu

2012-07-13298Visitas

Un de los políticos que peor me cae, del Hit-Parade que tengo establecíu, ye María Dolores de Cospedal. Atropa pa sí tolos defeutos que me fadien, nun políticu y nuna persona: la chulería, la prepotencia y esi aire como de pertenecer a una clas superior. Siempre que fala, failo dende’l «púlpitu», como aquellos «Padres Espirituales» que nos acoyonaben cuando neños, menaciándonos col fueu etenru pola nuestra maldá.

Yá va tiempu que la Cospedal emplega una espresión, con esi xestu altivu de la raza aria que, amás de tar vacía de conteníu, ye una bultable mentira. Ye esa de «la valentía d’esti gobiernu». La valentía ye dalgo a valorar nuna persona, anque habría tamién que la poner nel so sitiu porque, munches veces, les persones valientes nun son les suicides, sinón les que poseen esa valentía «moral» que los estrema del restu de los humanos. Son valientes los que desdexen una vida más cómoda y marchen a trabayar con una Ong a África, o a Camboya, por poner namás un exemplu. Pero si esistiere esa cualidá nun gobiernu, habría que la entender como la capacidá d’enfrentase a los grandes poderes sociales, a les grandes mafies financieres, y sacar la cara polos que menos tienen, polos desfavorecíos de la diosa Fortuna.

El gobiernu del señor Rajoy y de la señora Cospedal fai esautamente lo contrario. Enfréntase a los que nun tienen defensa, a los que tán en manes ayenes y poco puen facer por sobrevivir, y trata con mimu y delicadeza a los defraudadores, a les grandes corporaciones bancaries, a los ricos y prepotentes. ¿Qué valentía hai n’eso? ¿Nun ye más bien la mayor de les cobardíes que puen cometese? Xúbese l’IVA, un impuestu indireutu que grava lo mesmo a ricos que a probes. Rebaxa’l sueldu de los funcionarios, que son los sos empleaos y los tien garraos pela nómina. Aumenta la edá de xubilación y los años nos qu’hai que cotizar pa tener un retiru dignu. Fai pagar les melecines a los pensionistes, que yá pagaron durante 40 años la cuota correspondiente. Quita perres a los paraos, de magar los 6 meses, y elimina axudes a los grandes dependientes, eses persones que, por desgracia, nun puen valise por sí mesmes y necesiten del sofitu de los demás. A cambiu, nada de crear, como en Francia,  un impuestu a les Grandes Fortunes, o a los bancos, nun vaiga a ser que s’enfaden. ¿Ónde ta la valentía de la que se chulea la señora Cospedal? Polo menos podía callar la boca y nun provocar más al personal, ella que tien varios sueldos del Estáu y une posesiones arabesques.

Y a menor escala, el nuestru gobiernín tampoco predica col exemplu. Y asina, lleo güei na prensa asturiana que más de 2000 grandes dependientes van perder una de les prestaciones que cobraben y, al tiempu, qu’ hai nomaos nuevos miembros pa esa cosa inútil que se llama «Consejo Consultivo del Principado de Asturias», ente ellos l’etenru Bernardo Fernández, que dende que pasó pol gobiernín, allá pela Prehistoria asturiana, fue camudando d’unos puestos a otros colos sos sueldos correspondientes. Meyor eliminaben esi órganu que nun val más que pal retiru de los vieyos dinosaurios de la política. Pero esi ye otru tema que merez ser tratáu n’otru espaciu. Pa güei yá tuvo bien.