close
La dignidá emporcada

La dignidá emporcada

2015-04-24442Visitas

NICOLAS-MADURO-FOTO-MINCI-España llama a consultes al so embaxador en Venezuela. El Presidente venezolanu esplayóse públicamente poniendo a parir al Gobiernu español, encabezáu por Rajoy, y al ínclitu Felipe González que ta claro que nun cumple, n’absoluto, la so misión de paz como ex-presidente del gobiernu. Porque esa creo que debiere ser la misión de los ex-presidentes cuando entren otra vuelta en política: facer d’embaxadores de bona voluntá, de pacificadores (Carter, Clinton…). Se conoz que’l señor González lleó la novela de Ray Bradbury, Farenheit 451, onde los bomberos yeren los que quemaben los llibros y camentó qu’eso yera muncho más guapo que lo d’echar agua per una manguera.

Nun quiero que paeza que toi dándo-y la razón de tou esti enguedeyu a esi tal Maduro, el qu’heredó el chandal de Chavez. Si ésti siempre fue un personaxe escesivu, por nun emplegar otra terminoloxía, el nuevu poseedor del chandal ye, amás, torpe, faltón, bocayón y de maneres dictatoriales. Pero dicho eso, tamién ye verdá que dende hai unos cuantos años una parte de la prensa, de la diplomacia y de los partíos políticos españoles, nun faen más que poner pingando al réximen bolivarianu de Venezuela sofitando, ensin una mayor reflexón intelectual, a los llamaos «opositores», ente lo cualos hai xente de toa catadura. Munchos d’ellos de la más rancia derecha capitalista, de les élites que siempres mandaron, y con negocios y actuaciones que dexen bastante que desear. Y nun sé si llegarán hasta lo del golpe d’estáu que diz Maduro, pero sí que traten de desestabilizar al gobiernu llegalmente constituyíu, porque nun-yos gusta.

Y ye qu’hai que dicir yá que, nun nos prestará nin el señor Maduro, nin la so forma de gobernar, pero Venezuela debefelipe-gonzalez ser un de los paises llatinoamericanos onde más eleiciones se cellebren. Eleiciones nes que participen organismos de control internacionales: Lo qu’ocurre ye que, esos  opositores, nun son capaces d’algamar los votos suficientes pa gobernar, porque la mayoría de la población -ésos a los que Chávez fizo visibles y a los que-yos dió dignidá de ciudadanos venezolanos- sigue votando al tal Maduro,  ¿Que son unos burros y nun saben lo que faen? Igual, pero eso ye la democracia: el votu d’un burru val lo mesmo que’l d’un profesor de filosofía. Y nun ye que l’ oficialismu del réximen nun pueda ser derrotáu, porque’l propiu Chavez yá perdió unes votaciones siendo presidente, creo que cuando quería cambiar la constitución pa poder tar más años nel cargu, y el pueblu dixo que nanai.

Agora, depués d’infinites descalificaciones de políticos y de periódicos españoles -el País ye emblemáticu nesi tema- el presidente venezolanu saca les pates del cestu con unes declaraciones inadmisibles. Home, dalgo de lo que diz suénanos un poco, pero pa eso tenemos equí los nuestros propios xueces que son los encargaos de xulgar cuando’l motivu lo requier. ¿Nun tendríemos que facer lo mesmo con ellos?, o seya, dexar falar a la xudicatura venezolana en llugar de metese a redentores, porque a naide-y presta que vengan los de fuera a iguar la to casa, y menos agora que renunciamos voluntariamente a eso de la Llei de Xusticia Universal. Y yá puestos a iguar cases ayenes, hai otros munchos paises, más dictatoriales que Venezuela, que nin siquier tienen eleiciones polítiques, y de los que somos mui amiguinos. Nosotros y los americanos: China (onde acaben de condenar a pena de muerte aplazada a Li Yan, ensin qu’España dixere nada) Arabia Saudí y otros paises árabes, Guinea, etc.

En fin, emporcáronnos la dignidá y mandemos al embaxador pa casa. Mui bien. Pero la dignidá debería emplegase en tou momentu y pa cualquier atropellu que nos ficieren. Porque dacuando tengo la impresión de que la nuestra dignidá ye un poco como de chicle: estira y encueye.