close
La fábula del Cuélebre y «los mercaos»

La fábula del Cuélebre y «los mercaos»

2012-06-12CuélebreMercaos404Visitas

Cada vuelta que’l gobiernu d’España toma una decisión, a la escontra de lo que xuraron el día anterior que nun diben a facer, cuéntennos el cuentu de los mercaos. El problema -dicen- ye qu’hai que dar confianza a los mercaos y, pa ello, sacrifica-yos una nueva víctima propiciatoria pa calmar la so roxura, la so enritación. Ye como’l Cuélebre, al que’l pueblu tenía qu’alimentar de contino, hasta qu’un día-y metieron un pan enllenu d’anfileres (sedríen más bien clavos, si yera mui grande) pa que, al comelu s’estrozare la barriga. Pero a esti nuevu «cuélebre» llamáu «los mercaos» paez que nun hai mou de prepara-y esi pan enllenu pinchos. Y asina, tres cada decisión que se toma, decisiones que siempre van en perxuiciu del pueblu, y sobre too de los que menos tienen, anuncien qu’esta vez sí, esta vez acertaron col pan y los pinchos… pero ná. El resultáu dura 24 hores, y al día siguiente la bolsa torna a cayer, la prima riesgu a xubir y toca preparar otru remediu pa satisfacer al «cuélebre mercaderu».

Enantes sabíase quién o qué yera l’enemigu. Agora non. Fálase de «los mercaos» como d’una maldición divina polos nuestros munchos pecaos. Pero lo cierto ye que la cosa nun ye asina. Los mercaos tamién tienen rostru y persones que tán detrás d’esi rostru. La confianza de los mercaos espéyase nel tipu d’interés que’l Estáu tien que pagar pola so deuda. A más confianza, menos interés. Y, a la escontra, a menos confianza, crez el tipu interés. Y ehí ye onde entren las famoses axencies de calificación que, como’l so nome indica, «califiquen» la deuda del país y d’esi mou dicen si paga la pena, o non, comprar esa deuda y a qué preciu. Eso taría bien si eses axencies fueren independientes, oxetives y creyibles pero, como denuncia’l caderalgu de la Universidá Pompeu i Fabra, Viçens Navarro, eso nun ye asina. Estes axencies «son meros instrumentos de aquellas instituciones que, en gran parte, las financian». Asína que valoren mui positivamente los productos de les instituciones que les financien (bancos, compañíes de seguros o otres), y negativamente a aquelles qu’interesa a eses mesmes instituciones. Cita’l profesor Navarro la declaración d’un de los altos cargos de Moody’s, una de les axencies principales, nes que reconoz que a ellos nun los guía la oxetividá, sinón los intereses de los que les financien. Más claro, l’agua.

Eso podría evitase cola creación d’una axencia de calificación pública europea, tal y como recomendó’l propiu Parllamentu Européu. Pero’l capital financieru, y el propiu Bancu Central Européu, que en definitiva ye un lobby de la banca, torguen esa posibilidá porque nun-yos interesa. Resultáu: que va a tardar en llograse esi instrumentu que finaría, d’una vez por toes con esa engañifa de «los mercaos» que siempre tán pidiendo más. Y quiero recordar, pa dir acabando, que les axencies de calificación acababen de dar les másimes puntuaciones a los bancos norteamericanos, los díes enantes del gran «pufu». Incluyíu, claro, al de Lehman Brothers del nuestru ínclitu Ministru d’Economía señor de Guindos. Y ye qu’hai xente que sobrevive a tolos naufraxos. Inclusive al del mesmu Titanic.