close
La felicidá

La felicidá

2019-03-22FelicidadFinlandia318Visitas

Allá polos años setenta del sieglu pasáu, un cantante arxentinu de nome artísticu «Palito» Ortega, llegaba a lo más alto de la fama musical con una canción que se llamaba «La felicidad». L’estribillu, nun ye fácil enquivocase, dicía: «La felicidad, ja, ja, ja, ja/ me la dio tu amor, jo, jo, jo, jo…». Taba presente en tolos guateques y fiestes de guardar.

Al bonu de «Palito» esa felicidá dába-yla «tu amor», quien quiera que fuere la persona destinataria o receptora d’esa sensación química que tantes endorfines tresmite. Otros necesiten tamién salú y dineru, amás del amor, como diz la lletra d’otra canción. A la «Felicidá» cantáronla, Al Bano y Romina, Abba y La cabra mecánica. Y seguro qu’otros munchos y munches qu’agora nun recuerdo. Pero siempre tuvi pa min qu’esa sensación (jo, jo, jo, jo) yera dalgo íntimo, personal ya intransferible. Que nun hai felicidaes coleutives. Pue haber, eso sí, «bienestar» coleutivo, pero eso nun ye la felicidá. De fechu, un pue ser infeliz dientro d’un estáu de bienestar y, «al resve», pues ser feliz nes peores circunstancies ambientales o xeográfiques. Poro, paécenme una patochada y una sinsustanciada eses «varemaciones» que se faen de cuálos son los paises más felices, y con ello entamen, en plan serio, una clasificación.

A lo que paez ye Finlandia’l país más feliz del mundu, polo que yo imaxino a la xente pasiando pela cai y riéndose y dándose abrazos los unos a los otros. ¿Qué ye, que sumaron les felicidaes d’unos y les infelicidaes d’otros y el saldu ye más altu que n’otros sitios? Pues manda madre ser un infeliz nel país más feliz del mundu. Igual hasta ta prohibío, nun vayas a fastidiar la estadística.

Nun quiero ser gafu, nin repunante, pero a min costaríame muncho ser feliz precisamente en Finlandia. Un país onde l’iviernu dura la metada del añu y tres meses siguíos ye de nueche. ¿Nun-yos faltaría un poco más de sol pa ser tan felices? En fin, yo como en «La fuga de Logan», tendría qu’escapame p’alcontrar la verdadera felicidá, esa que nun dan les estadístiques, esa que tengo viviendo nun país que ta nel puestu 36 de la clasificación.