close
La llibertá

La llibertá

2020-05-04Llibertá. encierru232Visitas

La llibertá ye un d’esos bienes tan necesarios pal ser humanu como’l respirar. “Para la libertad sangro, lucho, pervivo…”, decía’l gran Miguel Hernández. Ensin ella tendríemos que renunciar a esi nome –seres humanos- pa dexalo namás en “seres” porque esi ye un de los atributos propios de la nuestra especie. Ocurre, ensin embargu, que pola so propia esencia la llibertá échase’n falta cuando nun se tien. Cuando carecemos d’ella. Poro agora naguamos tanto por ella.

Salgo hoi, día 2 cuando escribo estes lletres, por primer vez dende’l 13 de marzo. L’encierru pillóme na casina de l’aldea y, anque tenemos un cachu de prau que nos da aire, nun vemos a un paisanu o paisana en dos llegües a la redonda y dacuando la soledá fáese ominosa. Ñacimos como seres sociales y Robinsón fue una anéudota y una prestosa novela, pero non la normalidá. Tamién, por qué nun dicilo, eche de menos nestos 50 díes de retiru mundanal la conexón a internet nel ordenador, motivu pol cual tuve interrumpíu dafechu esti blogue hasta esti día en que fui a recuperar una parte. A ver si me dura.

Estos -¡tantos!- diés d’encierru fueron mui duros pero encartiaron, sirvieron, pa facer una valoración social y personal de la xente cola que compartimos esti planeta. Lo primero dicir que me siento mui arguyosu de los míos. De la mio familia: muyer, fíos, nietes, xenros, nueres… Toos ellos fueron un exemplu vivu de consecuencia, de civilidá, de desapegu y de xunión familiar. Seguramente nun lleeran estes lletres, porque téngolos yá un poco repunaos, pero quiero dicilo igual porque ye de xusticia. Otra muncha xente sé que tamién tuvo comportamientos exemplares. Norabona tamién pa ellos y elles. Nestos casos ye onde s’amuesa el valir de caún. El valiente y el cobarde, el desprendíu y el ruin, el consecuente y el qu’engaña o pretende engañar a los demás. Toos conocemos dambos casos. Y ¡qué dicir de los políticos y de la prensa! El Gobiernu, al mio modestu talantar, fizo munches coses mal, pero ye que la situación yera terrible y naide, repito, naide, taba preparáu pa face-y frente. Llamentablemente tamos viéndolo tovía agora, onde países que se poníen como exemplu, nesti intre tán peor que nosotros. La oposición un desastre. Ensin un apoyu necesariu al gobiernu, anque s’enquivocaren. Yera momento de zarrar files. Ensin sentíu d’Estáu, nin aportar una sola idea positiva, más que’l catastrofismu y l’engafentar la convivencia. Y la prensa… más de lo mesmo. Salvaría a los dos periódicos asturianos, El Comerciu y La Nueva España, dellos dixitales, pocos, y dalgunes coses, non munches d’El País. El restu vergoñoso. Aprovechando los muertos y la situación xeneral pa disparar contra’l Gobiernu. Non importaba’l virus, sinón derribar a un gobiernu que, mal que bien, trataba (y trata) de poner orden y detener la sangría.

En fin, de too s’aprende dalgo. Lo que pasa ye que delles lleiciones son demasiao cares. Pero eso sí, agora sabemos muncho meyor lo que podemos esperar de caún. La lleición ye mui triste, como seguimos viendo estos díes peles cais.