close
¿La llista más votada?

¿La llista más votada?

Siento falar a la nueva portavoz del Partíu Popular, señora Montserrat  y, anque salimos ganando col cambiu de cara, tal paez que va siguir coles “muletilles” y faltosaes del so antecesor, l’ínclitu Rafael Hernando que siempre me dio voltures escuchar. Asina, frases como : “Sánchez está arrodillado ante el independentismo”, son d’un mal gustu y una chabacanería más propia d’otros tiempos. Los partíos nacionalistes catalanes,  y abúltame que tamién los vascos, siempre fueren independentistes y ello nun fue trabancu pa que gobiernos del PP, el del propiu “santón” Aznar, negociasen con ellos y dependieren de los sos votos. Recordemos cuando Aznar falaba catalán “en la intimidad”. Otra cosa ye que, n’efeutu, agora tean tiraos al monte como unos “maquis” de la política.

La idea que se saca (que saco yo) de la intervención de nuestra señora de los Dolors, ye que don Pablo Casado, el “Speedy González” de la Universidá, ta endureciendo’l discursu políticu del so partíu pa recuperar los votos que, según les encuestes, taba arrempuñándo-y el señor Rivera, defensor de los valores patrios, o de lo qu’él entiende como talos. Tol “simbolismu” de la intervención va nesa llinia.

Paezme que la única propuesta dafechamente política, al marxe de los nuevos “populismos” del PP, ye cuando la portavoz diz que van pidir que gobierne la llista más votada, “sin pautos nos despachos”. Bueno, igual esto habría que lo matizar: Los pautos, nos despachos, nos chigres o na cocina casa, son dafechu la cañamina de la democracia. La política ye pautar, acordar, ceder y comencer. Les mayoríes, ensin pautar con naide, suelen facer gobiernos inestables y, si eses mayoríes son absolutes, insensibles y faltos de respetu a los demás. Ye verdá que la llista más votada representa una voluntá mayoritaria de los ciudadanos a unes sigles, pero una mayoría acordada de dos o más partíos pueden sumar más “voluntades” ciudadanes que la otra. Dambes son democrátiques, pero yo prefiero que se gobierne pautando. Ensin dexar de reconocer la so llexitimidá.

Polo demás, pocu conteníu políticu aprovechable na intervención de doña Dolors Montserrat y unes maneres frentistes escontra’l gobiernu. Voi echar de menos a doña Soraya Saenz de Santamaría.
Semeya: Dani Duch