close
La mio «selmana de les lletres»

La mio «selmana de les lletres»

2013-05-04393Visitas

Alcuentru escolinos 2013Escríbolo con minúscules pa que naide vaiga a confundila cola otra, cola de les lletres grandes, la oficial. Esa Selmanona de les Lletres que yá lleva unos cuantos añinos celebrándose y qu’abúltame que cada vuelta ye más probe. Porque’l facer unos pocos actos, nun colexu, una presentación de dalgo yá presentao, o una llectura de poemes de la persona homenaxeada ye perpoco. Y sobre too falla na dimensión que se-y quier dar, una dimensión ramplona, enllena de personaxes «segundones», onde se nota’l despreciu de los másimos responsables del Gobiernu Asturianu pola llingua. Por exemplu, ehí al llau, na Galaecia, el Día de la Lengua o como se llame ellí, ye día festivu na Comunidá y la bayura d’actos presídelos el propiu Presidente de la Galaecia. Y ye que, yá que nun quieren danos la oficialidá, polo menos podíen da-y un poco más de «nivel» a la cosa. Eso nun cuesta perres, sinón voluntá y cariñu a lo nuestro. Nun hai nin lo ún, nin l’otro.

Pero nun ye d’esto de lo que quería falar, sinón de que, como cuasi tolos años, yo tamién fici la mio pequeña aportación a esta «selmana» que debiere ser tan especial, porque 34 años na vida de cualquier cosa ye muncho, y lo mesmo na vida d’estes xornaes. Esti añu tuvi un par d’actividaes por demás guapes. La primera’l xueves día 2, en que xunto cola editora de Trabe, Esther Prieto, fuimos a la Casona del Bravial en Blimea. Ellí Hugo Cortina, l’activu y trabayador responsable de la Oficina de Normalización de la Llingua, preparare un alcuentru colos neños del Colexu Públicu «El Parque». Un alcuentru que resultó tou un ésitu. Los rapazos teníen lleida la mio novela «Fontenebrosa, el Reinu de los Silentes», y al rodiu d’ella entamamos un alderique prestosísimu. Asina, «acribilláronme» con unes entrugues superintelixentes qu’amosaben lo bien que lleeren ya interpretaren la novela y que tamién dieron pie pa falar de munches otres coses. Yo llevaba un exemplar de la segunda parte de la historia, «Fontenebrosa II, la rebelión de los Homosaurios»  pa regalar al que me ficiere la entruga más intelixente. Pa los que lleísteis la novela (que lleva agotaes tres ediciones), acordaréisvos de que’l Magu Paniceres inventa, a partir del xugu d’una planta, un llíquidu que dexa a la xente ensin voz (d’ehí llueu lo de «los Silentes»). La simpática ya intelixente entruga de Sandra, qu’asina se llamaba la moza ganadora, fue: «Vicente, ¿tu a quién-y aplicaríes, nel nuestru mundu real, el llíquidu de Paniceres?». Y claro, falamos de dexar mudos a políticos mentirosos, o a dalgunos otros bocayones sociales. Yo devolvíi la entruga a Sandra, y ella dixo que-y la aplicaría al so hermanu que nun la dexaba en paz. Reímonos muncho. Por cierto, y nun quiero que se m’escaeza, la presentación del actu fízola l’Alcalde de Samartín del Rei Aureliu, que faló n’asturianu y tuvo mui reivindicativu.  

El vienres día 3 pela mañana, tuvi nel Atenéu Obreru de La Calzada, como los caberos años, a participar na entrega deEntrega premios los premios «María Teresa González» a los ganadores de los concursos entamaos. Esti añu de Vidiu, Carteles, y Pallabres inventaes, como si se tratare d’un diccionariu imaxinariu, dalgunes d’elles mui orixinales. Estos concursos tán empobinaos a los 10 colexos de la zona suroeste de Xixón: Natahoyo, La Calzada, Tremañes, Montiana…  Y, como digo, estos caberos años toi participando, primero como xuráu, y depués na entrega de los premios. Taben presentes maestros y direutores de los colexos y, claro, families y collacios de los ganadores. Presidió l’actu’l conceyal «de la cosa», don Carlos Rubiera, que tamién dixo unes acertaes pallabres a los ellí aconceyaos.

Y yá esi mesmu vienres, pel atapecer, participé primero na «Mani» de la Xunta Pola y depués nel actu del Día de les Lletres de l’Academia, pero eso yá ye otra cosa que nun tien que ver esclusivamente comigo. Lo mío, lo piquiñino que fici esti añu, yá queda espeyao no que punxe enantes y que me prestó pola vida. Nun sólo eso, sinón qu’encartió p’animame a siguir trabayando pol futuru d’esta llingua, porque la verdá seya dicha, hai veces qu’un ta a puntu de «tirar la toballa». Coses como eses, faen que la toballa siga nel toballeru, que ye onde tien que tar.