close
“La mitad del cielo”

“La mitad del cielo”

Aprovecho’l títulu de la peli de Manuel Gutiérrez Aragón (la metada del cielu son les muyeres) pa comentar dalgo de lo pasao esti día. Toos sabéis que toi refiriéndome a la güelga y a les manis que refervieron les nuestres cais. Y cuando digo les nuestres quiero dicir a les del mundu en xeneral, y a les de los paises occidentales en particular. Lo d’España fue apavoriante y lo más cercano, lo de Xixón, espectacular. Pero hai de valorar muncho, por exemplu, lo de Turquía que tien un méritu enorme.

Pero si’l volume de les manifestaciones fue enorme, hai una cosa que creo que ye nueva y que me presta resaltar. Les últimes concentraciones y manis que se cellebraron paecíen como un actu rutinariu, díbase porque había que dir. El día 1 de mayu, día del trabayu, la xente andaba como triste, como repitiendo un fechu yá avezáu que ta nel calandariu como pue ser la procesión de Selmana Santa o otru actu semi-obligatoriu. En cambiu estes manifestaciones multitudinaries de muyeres, de toles edaes pero prevaleciendo la xuventú, dientro de la seriedá del tema yeren allegres, esperanzaes, illusionantes. Había una especie de “coleguismu” (nel bon sen de la pallabra) que ye dalgo nuevo nesti tipu d’actos, yá un poco masuñaos por tantos años. Esa ye una baza qu’hai que siguir xugando una vegada que’l día pasó: la de la illusión, la de la esperanza, porque’l camín nun va ser fàcil, nin curtiu. Y ye fundamental nun se desmoralizar porque paeza que, en tiempu, les coses nun avancen. Sí, les coses avancen. Igual non al ritmu que nos prestaría, pero la historia anda un poco asina, como a saltos.

Y llueu una última cosa qu’hai que valorar. El Sistema (políticu, social, pero sobre too económicu) pue absorver les reivindicaciones feministes. Ye más, abúltame que sería intelixente pola so parte qu’asina fuere. Ye un luxu incomprensible que tantu talentu femenín, que tantu trabayu curiosu, quedaren al marxe de la sociedá. Que se perdiere pel camín. El capitalismu podría facer un espaciu pa que les muyeres asomaren la cabeza y ocuparen puestos y trabayos qu’agora tienen vedaos o son mínimos. Y eso podría, inclusive, fortalecelu. Poro, nun hai que perder de vista que la llucha nun ye solo porque les muyeres ocupen la so cuota de participación nel Sistema, oxetivu inmediatu qu’hai que llograr, sinón que tamién tien de ser por cambiar esti Sistema inxustu y esplotador que crea riqueza namás pa unos pocos y dexa na probeza a les grandes mases del mundu. Porque, al final, a min dame igual que m’esplote David Cameron o Margaret Tacher, Helmut Kohl o Ángela Merkel, lo que quiero ye que nun m’esploten.

(Semeya: Damián Arienza, El Comercio)