close
La “patalexa” de los americanos

La “patalexa” de los americanos

2011-11-09palestinaUnesco230Visitas

unescoL’Estáu de Palestina (vamos llamalu asina, yá qu’ellos asina se consideren), acaba de consiguir un gran ésitu cara al so afitamientu como nuevu Estáu. Un importantísimu órganu de la ONU, la UNESCO, acaba d’almitilu como nuevu miembru dafechu a tolos efeutos. El fechu prodúxose al recomendar el so Conseyu Executivu (por una mayoría de 40 de los sos 58 miembros) la so inscripción, ratificándolo llueu la propia Conferencia Xeneral de la institución, formada por 193 paises, con una mayoría mui percima de los dos tercios necesarios. Ya sabemos que nesti organismu Estaos Xuníos nun cuenta con derechu de vetu como n’otros.

Ye esti un trunfu en toa regla, en primer llugar “moral”, pero tamién dalgo más que moral pues sienta un precedente políticu importante a la hora plantexar la so entrada na ONU, pues anque los americanos van emplegar les sos presiones y el so derechu de vetu na so contra, ye fácil que l’Asamblea Xeneral dea’l vistu bonu a la so entrada.

A la vista d’esti favoratible dictame, el gobiernu norteamericanu reaicionó como’l neñu caprichosu que, cuando dalgo-y sal mal, diz aquello de: “pues agora nun como”. O “agora nun xuego más”. O seya, retirando la so aportación monetaria a la UNESCO, y dexando a la institución con abondes dificultaes de supervivencia. Nun ye nuevo, ya en tiempos del “vaqueru” Ronald Reagan ficieron lo mesmo, anque llueu tornaron “a la corripa” como si nada pasare. O seya, les instituciones internacionales (la ONU, la UNESCO, el Tribunal Penal Internacional…) son pa facer lo que yo quiero, y si non, ruempo la baraxa o abandónolo. Esa ye l’actitú del país que presume de ser el trubiecu de labandera-palestina democracia nel mundu.

Y ye que, amás, nun dan nenguna solución alternativa. Porque eso de les conversaciones billaterales (ente palestinos y xudíos, s’entiende) ye un fracasu tres otru, porque dos nun s’apauten si un nun quier. Al tiempu, la reaición del Estáu d’Israel nun se fizo esperar: volvió a asitiar a otra estrapayada de colonos en tierra palestina, retuvo les perres que-yos pertenecen y dexó cayer unes bombuques nos territorios ocupaos. Esi ye l’espiritu de les conversaciones de paz y la forma de convencer a los sos vecinos de que les retomen. Ye más. Un pue llegar a pensar que l’intercambiu tan xenerosu con Hamas, de cientos de prisioneros palestinos por un solu soldáu israelí, nun fue sinón un pasu pa volver a dar fuerza a esa organización violenta, a costa de tratar de marxinar a Mahmud Abbas, qu’acababa de tener una rellumante intervención política na Asamblea de les Naciones Xuníes. Porque Israel desenvuélvese meyor na guerra que na paz, y a Hamas puen controlala coles armes, pero la política pue llevalos a quedar entá más aisllaos de lo que tán. Sobremanera colos actuales cambeos nos paises que l’arrodien. En cualquier casu, ¿en qué quedaron aquelles promeses que fizo Obama al poco de ser nomáu presidente? ¿Nun diba a promover la paz ente xudíos y palestinos como cosa preferente? Lo que pasa ye que’llobby” xudíu en norteamerica manda muncho. Y nun tán dispuestos a facer nenguna concesión a esos vecinos probes y molestos qu’anden tol día revolviendo.