close
La resurreición de “El caso”

La resurreición de “El caso”

Nesa nueche llarga que fue la posguerra española, había dos periódicos, consideraos como de mui mal gustu y propios de xente de baxa condición, que yeren los que más vendíen de la prensa nacional. Esos periódicos yeren el “Marca” y “El caso”. El primeru, qu’entovía dura a lo que paez con bona salú, y el segundu, dirixíu pol medio asturianu Eugenio Suárez, que yera un periódicu llamáu “de Sucesos”. O seya, ellí veníen tolos crímenes cuntaos con detalle y acompangao d’unes semeyes truculentes, onde los muertos y el sangre cuasi salpicaben al llector. Diose en llamar, peryorativamente, “el selmanariu de les porteres” pola fama qu’éstes teníen de falar d’estos asuntos, vamos llamar “procelosos”. Abaste dicir que “El caso” llegó a tirar 400.000 exemplares, que llegaben al mediu millón en casos puntuales, como por exemplu cuando’l famosu crime de Jarabo. El periódicu, ñacíu en 1952, aguantó más de trenta años pero cola llegada de la democracia, col aumentu del nivel cultural del país y l’apaición d’una prensa llibre, onde escribíen bonos periodistes ya intelectuaes, “El caso” pasó a la marxinalidá y a quedar como una alcordanza de tiempos escuros.

Pero yá va un tiempu grande en que tal paez que determinada prensa, vamos llamar “amarillista”, pretende resucitar l’espíritu del antiguu selmanariu y enllena los periódicos, les radios y les televisiones d’unos socesos escabrosos, macabros, enllenos de detalles morbosos y desagradables que vienen a copar la mayor parte les noticies recientes. Ye imposible escapar d’ello porque tola prensa escrita, los informativos televisivos y los medios d’internet nun tienen otru tema más que’l crime y los criminales. Asina, fechos qu’enantes veníen nes páxines interiores dedicaes a “socesos”, agora ocupen portaes y gran despliegue de medios adicionales. Volvemos a los tiempos del macabrismu, del mal gustu, del morbu, d’unes mases que, amás, axiten los crímenes pa tratar de camudar les lleis penales, que nun sabemos ónde van dir a aparar.

Los medios de comunicación aleguen qu’eso ye lo que quier la xente, qu’ellos namás son un espeyu de la realidá, pero la so realidá ye como la d’aquellos espeyos qu’había nes feries que deformaben la figura. Nun se pue atizar el morbu dende les sos páxines pa que, cuando ya tea espardíu, dicir que ye lo que quier la xente. El sensacionalismu adueñóse de los medios d’información y too ye válido pa vender más periódicos o más telediarios. Hai que volver a un periodismu seriu, veraz, onde los bulos y les fontes desconocíes o ensin comprobar, nun s’apoderen de les informaciones. En mediu de too eso, tien que ser una muyer sensata y responsable, como la madre del neñu Gabriel la que, dende l’ inmensu dolor que la enllena, tenga que venir a poner sensatez nuna sociedá que tien perdíu’l Norte cayendo, como nos vieyos tiempos, nel más ranciu amarillismu.