close
La Transición posible

La Transición posible

2013-09-03398Visitas

Gerardo-Iglesias1Tuvo unos cuantos años calláu, pero paez qu’agora quier recuperar el tiempu perdíu. Refiérome al que fue conocíu como, primero militante y llueu Secretariu Xeneral del Partíu Comunista y que finó, como vulgarmente se diz, “como’l rosariu l’aurora”. Vuelve con un llibru sobre la guerrilla nes manes y con una esposición, promovida pola so aborrecida Izquierda Xunida, cola que tenía rotes les relaciones diplomátiques. Y ye que los verdaderos quereres, nin se merquen nin se vienden.

 Respeto en Gerardo Iglesias el mutis que fizo pol foru, al puntu de que cuando nun lu quixeron, apartóse de la vida pública y volvió al tayu. Otros munchos derrotaos políticos anden arrastriando’l so espectru y chupando de dalgunes “canonxíes”, lléase fundaciones o puestinos nel Senáu. Él, como s’anunció quiciás un poco demasiao, “volvió pa la mina”, bien ye verdá que por pocu tiempu porque se xubiló aína, creo que por enfermedá profesional. Pero lo que val ye’l xestu, y el xestu ye bastante exemplarizante.

 Esti día ficiéron-y una entrevista na prensa asturiana na que, xunto a coses de la so collecha, diz dalgo que me sorprende d’un políticu maduru. Siento nun tener el periódicu equí al llau, pero la idea xeneral yera de que tolos males presentes que-y pasen a España, sobremanera la corrupción, vienen de que se fizo mal la Transición. Fízose calteniendo toles estructures del franquismu, y a los elementos que les sustentaben. O seya, exércitu, xueces, etc. y d’ehí que la basa taba podre y lo demás vieno por amestaúra.

 Ye un analís tan “perroneru” que paez que ta fechu en broma. Porque ¿qué pretende insinuar don Gerardo, que lafranco11[1] Transición pudiere habese fecho d’otra manera? ¿Que fuimos faltosos y escoyimos esi mou, en vez de aniquilar tola estructura franquista y partir d’una democracia nueva ya inocente, al marxe de tou mal pasáu? ¿Qué analís históricu ye esi? Fízose la transición que se pudo facer, y gracies. A la muerte del Dictador todos los poderes taben en manes de les instituciones franquistes. ¿Qué díbemos, a dicir al exércitu: “Oigan, ustedes, faigan el favor de desarmase y danos les armes a nosotros pa facer una cosa nueva”. La oposición antifranquista yera una entelequia, ensin nengún poder real, lo qu’ocurrió fue que’l franquismu, ensin Franco, nun tenía futuru y ellos sabíenlo. De la conxunción d’eses dos variables, llegóse a lo que se llegó. Tesis, antítesis, síntesis. ¿Suéna-y eso a don Gerardo? La preba de la debilidá de la oposición antifranquista ye que, cuando llegó esta democracia, tuvieron que nutrise de xente que nin yera socialista, nin yera comunista, nin siquier yera lliberal, como se demostró tiempo depués. El franquismu suicidóse y la oposición tragó colo que tragó pa llegar a esa famosa Transición que, por cierto, estúdiase como modelu en dalgunes universidaes del mundu. Y a too esto: ¿nun yera yá don Gerardo miembru del Comité Central del Partíu Comunista? Si yera asina, por qué aceptó qu’esi gobiernu post-franquista lu llegalizara? Si sabía que tola estructura político-militar se caltenía, igual fuere meyor siguir na oposición clandestina hasta derrotalu. Pero non, el PC, como la mayoría del pueblu español quería finar colo anterior y algamar, anque fuere con reparos, unes llibertaes escaecíes durante 40 años. Por eso se fizo la Transición como se fizo. O meyor, como se pudo. Lo demás ye política-ficción.