close
La UXT tamién ye d’esti mundu

La UXT tamién ye d’esti mundu

2013-11-29corrupciónUXT447Visitas

UGT andalucíaLlamentablemente. Habría qu’amestar al títulu de más enriba. Porque l’anuncia de les trampes y falsificaciones cometíes por esi sindicatu n’Andalucía nun ye una bona noticia. Agora, de magar trescendió l’asuntu, hai neso que se llama «la opinión pública» (que suel ser más bien «privada») un resgase les vestidures y dase güelpes de pechu diciendo eso de «tu quoque filii mei«. Tu tamién fíu de Pablo Iglesias. ¿Cómo pudo asoceder? ¿Por qué cayeron na tentación, nel contaxu? ¿Nun teníen que ser ellos exemplu de pureza, de virtú…? Bien ta que caiga nel pecáu esi Bárcenas, que ye un caradura, ¿pero vosotros, que xurásteis defender a los trabayadores escontra les trampes del capital, escontra la so prepotencia, escontra l’ansia d’arriquecese? ¿Vosotros tamién?

Abúltame qu’esos güelpes de pechu nun son sinceros. Nel fondu, hai una cierta complacencia y una sonrisina pela baxo dicendo ¿véislo? Toos somos iguales, lo que pasa ye qu’unos tienen la oportunidá y otros non. Eso ye lo peor qu’acarrea l’actuación inmoral de la UXT: que nos iguala a toos… pero por abaxo. Pa lo malo. Agora naide pue criticar a naide, nun esiste la honradez, sinón la falta d’oportunidaes. La UXT, con eses factures y eses fartures, valtió’l mitu del honráu trabayador escontra’l sirvengüenza y esplotador capitalista. Pero en realidá eso ye (siempre lo fue) una falacia.

La honradez ye una virtú personal. Nun hai instituciones honraes, porque toes tan formaes por seres humanos, y dientro d’estos hailos bonos, malos y regulares. Abasta achisbar lo que pasa en cualquier formación social, política o económica y veremos esto que digo. Y ye que la mayoría la xente adora’l poder. Al nivel que seya. La xente mátase por ser el presidente de l’Asociación de Vecinos, del club deportivu, del colexu profesional, de l’asociación de padres y madres, del partíu políticu… y del sindicatu, claro. El poder. El mandu y tolo qu’ello trai consigo: prestixu, salir nos «medios», ser conocíu nel barriu o naEl señor de las moscas ciudá, remanar dineru. Nun digo equí que tolos que quieren el poder, al nivel que fuere, seya pa querer defraudar o arriquecese con él. Non. Toi seguru que munchos querránlu pa meyorar les coses, p’aidar a los socios o coleutivos a cumplir unos oxetivos, claro que sí. Pero eso depende, non de les propies instituciones, sinón de les persones que les lleven. Nun debemos suponer que, como dicía’l tópicu Rousseau, l’home seya bonu por naturaleza. Nin que la cultura y los avances sociales volvieron a les persones cultes, honraes y solidaries. Pal que non la conoza, recomendaría la llectura de la novela «El señor de las moscas», del premiu Nobel William Golding, y ehí vería a ónde va a parar esi «barniz» que llamamos cultura cuando les condiciones de vida se ponen dafechamente difíciles. La democracia nun garantiza que les persones que la exercen seyan bones y respetuoses de les lleis. Lo que garantiza ye que van ponese unos controles pa que, cuando dalguién, seya quien seya y el cargu qu’ocupe nesa sociedá, quiera saltase eses lleis que nos dimos, seya atrapáu y se-y esixa’l pagu penal o alministrativu que-y correspuenda. Eso ye lo que la estrema de les dictadures, onde esos controles nun esisten.

Siento muncho que la UXT perdiere la so «virxinidá», pero eso nun condena al sindicatu sinón a les persones que lo ficieron. Pero eso sí, pal futuru hai que tener en cuenta que los fines d’una organización, por bonos que seyan, nun impiden que les persones que pretenden llevalos a cabo seyan imperfectes. Los controles tienen de funcionar siempre porque, llamentablemente, nun somos santos.