close
LA VERDADERA CRISIS

LA VERDADERA CRISIS

2009-02-09255Visitas

Andamos toos un poco enguedeyaos col tema de la famosa crisis. Los «Medios», como dicen agora los rancios, quieren metenos en cuerpu más mieu del que yá tenemos, anunciando y sopelexando términos apocalípticos que van cumplise, como la Fin del Mundu bíblicu, en cuantes llegue l’Anticristu, si ye que yá nun llegó.

Sería babayo negar esa crisis porque les cifres tán ehí pal que quiera veles, pero nesti momentu ye, precisamente, cuando hai que mirar pa otres realidaes prósimes, que nos arrodien, y que nunca nun queremos atalantar más que superficialmente, mientres tomamos un café. Unes realidaes, ante les cuales podemos siguir diciendo que somos unos privilexaos. Porque, pese a eses cifres que dicía, güei siguimos teniendo sanidá de baldre, educación de baldre, y unos niveles de proteición salarial y social grandes polo que, anque hai munchu paru (y más qu’habrá), en poques d’eses families en paro, nun entren perres del Estáu y de les Comunidaes, per ún o otru conceutu.

Y ye que, al nuestru llau, xunto a los problemes que nos da esta crisis, hai otra crisis muncho mayor. Otra crisis endémica, enraigonada, eterna, que fai que cualquier persona d’esi otru mundu que tenemos a mui poques hores d’avión (muncho menos qu’a Cancún), cambiaríase dafechu pol que peor puea vivir güei nesti país.

hambre_horrible1852 millones de persones pasen fame anguaño nel mundu. Ye una cifra. Un númberu astráutu. Cuasi nun diz nada. Pero pensemos: El Molinón enllenu (¡vaya espectáculu!), unes 15.000 persones. N’Asturies somos 1 millón (asturianu arriba, asturianu abaxo). España tien unos 46 millones y la gran Rusia alrodiu de 145 millones. Ente tolos paises d’Europa nun llegamos a 740 millones de persones. Bono, yá vamos pescanciando de cuánta xente falamos. Pero, amás, cuando digo fame, nun falo d’esa sensación que nos entra cuando, a eso de les dos de la tarde, tamos esperando pola comida. Non, falo d’esa otra fame que ye la que NUN ESPERA COMER. Nin güei, nin mañana, nin la selmana que vien. La del agotamientu, la de la desnutrición, la de ver cómo nun tienes nada que-yos dar de comer a los tos fíos y veslos morrer por falta comida. Porque d’esos 852 millones, 300 millones son neños.

Paises africanos, onde la esperanza media de vida ye de 33 años. Onde una neña de 15 años, que pola mor de la desnutrición nun asemeya tener más de 8, tien de cuidar a los sos seis o siete hermanos porque los pás yá morrieron. O una anciana «afortunada» qu’algamó los 95 años, tien d’abellugar a los quince o venti nietos que-y queden, porque acaba enterrar a la última de les sos fíes.

Y lo terrible de too ello ye que, los recursos necesarios pa enfrentase a esti problema de la desnutrición, produciríen a la llarga más beneficios que les perres que s’emplegaríen en solucionalo.

Poro, cuando dende esta parte del mundu desarrolláu nos quexemos de lo mal que ta too, y de qu’esta crisis que padecemos ye l’acabación, pensemos un migayín neses otres persones, hermanes nuestres de planeta, que se consideraríen unos privilexaos coles migayes de lo que nosotros tenemos.