close
¿L’aristócrata rebelde?

¿L’aristócrata rebelde?

2014-11-22528Visitas

Duquesa de AlbaHai n’España, y seguro n’otres partes, un interés descomanáu poles vides de  «los famosos». Siempre lu hubo. Una de les carauterístiques de los famosos: príncipes, princeses, nobles d’un o otru pelaxe (munchos d’ellos procedentes de paises republicanos, o seya que nun esisten), xunto con actores, artistes, modistos, cocineros de moda, arquiteutos de rellumbrón, torerillos, etc. etc. ye que se llucen en fiestes y saraos y, en munchos de los casos, venden parte o toa la so intimidá pa eses revistes llamaes «del corazón». Dende va un tiempu, abeyen tamién nesos círculos unos famosos probes, surdíos del propiu sistema del «famoséu», cuyos méritos nun algamo a ver mui bien, masque salgan un día na tele por dalgún escándalu o por tar arrimáu a dalgún de los otros. El casu más paradigmáticu ye’l d’una señora a la que-y punxeron el nomatu de: «la princesa del pueblu», y cuyu méritu únicu yera l’haber tenío un fíu con un torerillo qu’actuaba más nos platós que na plaza. Esi pueblu, al que se refier el nomatu, son esa xente que nun suel tener vida propia, y vive namás pa «tragar» toles babayaes que faen, un día sí y otru tamién, los famosillos de turnu. Vamos, lo que don Antonio bautizó mui diestramente como «la España de charanga y pandereta», y otros menos diestros avezamos a llamar «el pueblu llanu».

Nesi entornu acabante describise, llucía con lluz propia la famosa Duquesa de Alba, a quien los sos munchos años nun la dotaron de sabiduría, nin los sos munchos títulos de prudencia, y de la qu’echaben mano los programes y revistes cuando nun teníen otra cosa de qué falar. Lo curioso ye que a esa señora, esi pueblu llanu o con poca montaña, bautizóla como «La aristócrata rebelde». Porque, dicen, que yera mui «llana», como una más del pueblu, y arrancábase a baillar por sevillanes o a profesar la so filiación «betica», o seya, que yera forofa del Betis ,»igual que tu y que yo».

A min, la susodicha señora, que’n gloria tea, lo que me paecía yera una cosa estravagante e histriónica, a la que nun se-y entendía un res, y queLa Duquesa de Medina Sidonia lo que fizo fue «pasar» abondo de los fíos pa facer la so propia voluntá. Pues mui ben. Pues val. Pero yo entiendo la rebeldía d’otru mou. Yo entiendo la rebeldía d’una noble como la de doña Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, Duquesa de Medina Sidonia y Grande de España unes cuantes veces, escritora e historiadora, más conocida como la Duquesa «Roja» polos sos enfrentamientos col réximen franquista y col propiu Dictador. Qu’abrió al públicu’l so importantísimu archivu familiar -un de los más importantes d’Europa-, que se punxo a favor de la güelga de los agricultores pola contaminación de lo de Palomares, encabezando una manifestación, que por ello fue a la cárcel onde tuvo ocho meses enantes que llegare una amnistía, y que por escribir un llibru tituláu «La Huelga», tuvo que marchar d’España enantes de que volvieren a enzarrala. Namás volvió al so país una vez muertu Franco. Tuvo una rellación sentimental cola so secretaria que duró 20 años, y casóse con ella ya in articulo mortis nel añu 2008.

Poro, cuando lleo qu’esi pueblu llanu de les revistes del corazón quier pone-y de nomatu a la Fitz-James Stuart eso de «l’aristócrata rebelde», éntrame una risa  floxa que nun puedo a evitar. Y ye que, inclusive ente los Grandes d’España, hai tovía clases.