close
Les romeríes asturianes nel sieglu XIX

Les romeríes asturianes nel sieglu XIX

2015-03-18471Visitas

El gaitero de J. CuevasCuando aportamos al salón d’actos del Atenéu Obreru, había proyectáu nuna pantalla un oleu de José Cuevas tituláu «La romería». La mio muyer entrugóme, tovía ensin sentanos: «¿Qué te recuerda esi cuadru?». Ensin dudalo respondí: «A la Sidra El Gaiteru». Porque, n’efeutu, esa imaxen del gaiteru pintáu por Cuevas fízose un modelu de los gaiteros publicitarios. Pues bien, con esa imaxen anició la interesantísima conferencia del profesor de la Universidá d’Uviéu, Jorge Uría, que llevaba por títulu: Les romeríes asturianes al aniciu del sieglu XX.

El propósitu de la conferencia yera amosar en qué momentu, y por qué razón, les romeríes asturianes dexaron de ser dalgo tradicional, con un sentíu social concretu, pa camudase n’otra cosa. En dalgo yá comercializao y que sirvía a  otros intereses distintos de los que tuviere nun principiu. Un cambiu productu de los nuevos tiempos, en que se dexa atrás tou un mundu rural, arquetípicu, lo cual quier dicir nun siempre real, por otru con unes novedaes que van finar con un modelu recreativu tradicional. Otru que podía nomase como más urbanu, anque calteniendo una mera apariencia col anterior por motivos turísticos y económicos.

Una fiesta tradicional a la qu’asistíen los vecinos y los vinientes de conceyos prósimos, frutu de delles circunstanciesprofesor-uria que Uría repasó, tales como l’aisllamientu campesín, la dispersión, la dificultá del tresporte, el refugu del progresu y l’ideal de l’autosuficiencia o autoabastecimientu yá inclusive’l llabor social de buscar moza o mozu. Esi modelu arquetípicu va dir derrompiendo col final del aisllamientu y la quiebra de l’autosuficiencia, facilitando unos escedentes que van sirvir pa intercambiar, comerciar y conocer nuevos entornos humanos y físicos. Y eso va a suponer el cambiu de les romeríes tradicionales, pola industria turística, onde munchos elementos van esapaecer y los que perduren van tener un significáu más bien simbólicu p’atrayer a xente de fuera. Xente que traiga y gaste perres nel propiu rueldu. A la fin, hubo un interesante alderique con diverses intervenciones. Yo apunté la novela La aldea perdida, de Palacio Valdes, como iconu lliterariu onde se trata d’esi cambiu ente un mundu rural, falsu ya idealizáu, que yá termina, y el nuevu mundu que vien retratáu polos mineros y la minería, progresu indeseáu pol autor, qu’acaba con aquella supuesta «arcadia» na que vivía’l pueblu asturianu. La discusión dio pa bastante.

En cualquier casu, nun sería posible resumir la interesante y documentada intervención del profesor Uria nun par de párrafos, p’asitiala nesti requexín d’usu personal. Pero la verdá ye que pagó la pena dir a escuchalu, como aveza a asoceder con toles conferencies acuñaes pola Asociación Ástura, en collaboración col Atenéu Obreru de Xixón. Avisu a los llectores d’esti  blogue: nun se pierdan la prósima -qu’entovía nun sé cuál ye- el tercer martes del mes que vien. De xuro que nun marcharán defraudaos. Asina lo atalanta la xente, que suel llenar la sala onde se cellebra l’actu, cosa que, como sabemos, nun siempre ocurre.

Nota.- Enriba a la manzorga, l’oleu de José Cuevas.