close
Llectura del últimu periódicu del añu

Llectura del últimu periódicu del añu

2017-12-31"El Comercio"141Visitas

En vez de poner eses llistes de llibros que tol mundu pon, colos que más te prestaron y los que menos, y patatín y patatán, voi poner lo que me suxere la última llectura d’El Comercio que tengo equí al mio llau, mentanto sudo la media gripe que tengo y qu’esperó azorramplada pa despidir l’añu.

La semeya de portada ye pa la que llamen “xeneración del mileniu”, o seya los rapazos y rapaces que van col sieglu y esti 2018 cumplen la mayoría d’edá. Intento pensar nos mios dieciocho años. Estudiaba na Escuela Comerciu. ¿Qué pruyimentos tenía? Queda tan lloñe… Miro les cares y toos sonríen, esperanzaos, saludando a la cámara, con gana de facese mayores ya integrase na sociedá que-yos tamos dexando, Y pienso que la xuventú, toles xuventudes, lleguen llibres de prexuicios, inocentes -si se permite emplegar la  espresión-, ensin los mieos que nos acuarten a nosotros… que si les perres, los embargos, los catalanes o el DAESH, de vuelta yá de tolos sitios munches veces ensin llegar. Dame allegría velos.

La Zalia y el Musel. Sáltolo. Cientos de miles d’euros pa indemnizar a xente a la que s’espropia. Ehí van los nuestros impuestos.

Los cures xixoneses apuesten por una pastoral xuvenil, p’atrayer a les nueves xeneraciones. Tiempu perdíu. Les nueves xeneraciones van per otru  llau que la Ilesia, colos sos millones, la so soberbia, les sos reacionaries propuestes. Una estructura de poder, ayena a la xuventú.

Les mascotes -perrinos- qu’acompañen a dalgunos “ensin techu”. Entrañable. El meyor amigu del home. Incondicional, entregáu, allegre… meyor que munchos humanos.

Un recuerdu pa Moises Llordén Miñambres. Fue compañeru de cursu nel antiguu Institutu. Nun lu traté muncho pero paecióme siempre un bon rapaz. Descanse en paz.

Carreño prepara un programa cultural sobre Marirreguera. ¡Home, menos mal! El primer escritor n’asturianu. Merecería munchos más reconocimientos, nun sólo llocales. Inclusive de Mercedines Fernández, inorante o ayena pa tolo nuestro.

Asturies perdió cuasi ocho mil habitantes namás nun añu. Dientro  poco  baxaremos del millón y pintaremos cada vuelta menos. La culpa ye verde y comióla un gochu.

Nueve esqueles. Miro los años de los fallecíos y veo que soi factor de riesgu. Hai varios de noventa y de ochenta, pero tamién de setenta, y un de 63. La media vida de Pablo Texón ye pa min más de tres cuartos.

Una entrevista con Ignacio Prendes, Vicepresidente del Congresu. ¿Cómo pudo llegar esti ningundi tan alto? Pues porque asina ta la  clas política española. Namás que diz tópicos y eslóganes. Siempre me recuerda a aquella película de Hal Ashby “Bienvenido mister Chance”, col xenial Peter Sellers, en que un xardineru iletráu llega a asesor del Presidente de EE.XX diciendo tópicos y tonteríes: “El jardin en primavera florece nuevamente”. Y los políticos de la Administración analicen: “Claro, tien razón, en primavera ye cuando diba a firmase’l tratáu con China y ye mui bona época pa facelo. Cuánto sabe mister Chance”.

Mensaxe de fin d’añu del Presidente Fernández. Un esperaba d’un Presidente d’un País un mensaxe reafirmando la nuestra personalidá propia, la que-y da a él el cargu. Nun ye un meru alministrador, ye eso, Presidente d’un País que ye Asturies. “Llargu plazu. Minería. Economía. Potencia industrial (?)…” Sólo al final diz que somos “una comunidad orgullosa de su identidad inclusiva…” Xuegos de pallabres. Foyaraca. La identidá ye lo que nos define frente al otru, por eso se llama identidá propia. Si incluimos al otru dexa de ser identidá. Otra cosa ye que nos relacionemos colos demás de la meyor  forma posible. Que queramos formar con ellos otres instituciones más amplies.

Flaqueo. Toi agotáu. La gripe núblame la vista. Lleo dalgo d’un “chicle” que queda ensin coartada. L’asesinu de la moza aquella qu’esapaeció en Galicia. Estos periodistes falen en clave. A ver si hai xusticia y paga polo que fizo. Quédame la metada del periódicu. Hai un artículu de Leopoldo Tolivar Alas, páxines de cultura, el Sporting… nunca creyí qu’un peródicu llevare tanto. En fin, hasta equí llegué. Otru día más. ¡Feliz añu pa toos y toes, amigos!