close
Lo que nos diz El Gamonal

Lo que nos diz El Gamonal

2014-01-22El Gamonal421Visitas

Gamonal 1Hasta fai unos pocos díes naide, a nun ser en Burgos, sabía qué yera eso d’El Gamonal, nin onde diaños s’atopaba. Güei, nun sólo n’España sinón tamien nel estranxeru, tol mundu fala d’esi barriu que se reveló escontra los sos “amos políticos”. Los que gobiernen los sos destinos municipales.

Y nun dexa de ser curioso que, por un asuntu aparentemente tan nimiu, hubiere un rempuesta tan coleutiva y tan firme, nun sólo en Burgos, tamién n’otros llugares de la nuestra xeografía onde se ficieron manifestaciones, pequeñes, ye verdá, pero sintomátiques. Per otru llau, la “contestación” a esi movimientu entamáu na illustre ciudá castellana por parte los medios de comunicación y del propiu gobiernu, abulta que ye un poco descomanada pa esi fechu, repito, tan nimiu. Porque l’actitú del ayuntamientu de Burgos fue, nun principiu, echar la culpa a grupos marxinales y antisistema que, en nengún casu, diben consiguir cambiar nada alrodiu del tema en cuestión (la construición d’un “boulevard” nuna cai qu’enllazaba’l centru col barriu), porque pa eso ellos representaben democráticamente a los ciudadanos y ciudadanes, etc. etc. Y la prensa de la derechona, xunto a les cadenes televisives y radiofóniques más “ultras”, punxeron el gritu nel cielu llamando a los manifestantes de too: anarquistes, etarras, soviets… dispuestos a finar col capitalismu internacional y col “spanish way of life”.

Poro, nun dexó de paecer estraña l’actitú última del conceyu burgalés y del so alcalde, d’acceder a tolo que pidíen los “soviéticos” burgaleses, nun cambiu dafechu respeutu a la so arrogancia inicial. Nun fai falta ser mui llistu p’atalantar que les órdenes vinieron de mui enrriba, dientro la disciplina del PP. Y ello –el cambiu- fue frutu d’un intelixente analís que vio cómo, el recrudecimientu de les protestes na cai, y l’efeutu “contaxu y espansión” del conflictu, podíen abrir un frente más seriu en tol Estáu. La cosa entovía nun yera demasiao grave, podía atayase dafechu dando la razón a los “sublevaos”. Y asina fue: anque entovía sigue una chispina, el movimientu, de mano, aparóse.

Y quiciás ye agora’l momentu d’entrugase el porqué asocedió too esto con tantu puxu, habiendo problemes muncho más graves que, ensin embargu, nos dexen inmóviles. Lo primero qu’hai que dicir, y digo, ye que la xente ta hasta la gorra. Que ta llegando (tamos llegando) a un finxu nel que nun podemos aguantar más. Tolo que ta asocediendo n’España, toles actuaciones gubernamentales, toles lleis que se tán promulgando dientro y fuera’l país van escontra’l pueblu, escontra la xente cenciella que nun ye a asimilar una, cuando ya tien otra encima. Ta lo llaboral, no que se perdieron tolos drechos algamaos con sudu y sangre (nun ye una metáfora). Ta lo económico, na que pagamos los pufos d’unos bancos que vemos como enemigos (porque lo son), mientres nos acribillen a impuestos direutos ya indireutos. Y ta lo civil, onde paez que ye la Conferencia Episcopal y la Guardia Civil los que manden n’España. ¿Y qué pasa? Que’l probe ciudadanu de a pie nun atopa abellugu nin en partíos nin en sindicatos, que son parte del sistema, y alcuéntrase inerme frente a unos poderes que lu aplasten.

Por ello, cualquier “nimiu” incidente que se produz cerca d’él, al so algame, lu motiva pa, na compaña de los sosGamonal 2 convecinos, salir a la cai, protestar y caltenese firme nunes posiciones que, n’otru contestu distintu, paeceríen un poco infantiles. Y ye que, nun podemos nin sabemos lluchar escontra’l Fondu Monetariu Internacional, pero sí escontra un alcalde y unos conceyales que quieren cambianos la nuestra cai y el nuestru barriu ensin consultánoslo siquier. Y cuando veo al mio vecín garrar una pancarta y aguantar los emburriones de los GEO, pues anímome a poneme xunto a él y aguantar yo tamién lo que m’echen.

Esa, quiciás, ye la lleición que da El Gamonal. Que pue principiase por coses pequeñes y dir remontando hasta otres de más migoyu. Too menos cruciase de brazos y siguir obedientes al despeñaderu. Hai que recordar que los socesos de Mayu del 68 emprimaron por un tema disciplinariu, na Universidá de Nanterre, nes afueres de París. Aquello prendió como una foguera que llueu cambió munches coses. Pero eso sí: cuidao colos provocadores y les provocaciones de dambos llaos. Los d’arriba, que se defienden coles lleis y la policía, y los qu’aprovechen pa quemar negocios, contenedores y coches, talo qu’asocede nos países tercermundistes. Podemos ser probes, pero non “lumpen”.