close
Lo que nos falta pa ser «nación».

Lo que nos falta pa ser «nación».

2010-01-17nación510Visitas

bandera-dasturiesEscribo estes llinies depués de lleer una noticia, aparentemente ensin trescendencia: Un futbolista llamáu Michu, que nel so día militare nel Real Uviéu, nun ficha pol Sporting por presiones y amenaces de los «ultres» de dambos bandos, Sporting y Uviéu. Amenaces telefóniques, informátiques y hasta físiques mediante pintaes nel estadiu. Consiguieron lo que pretendíen. Toos contentos.
Que la barbarie va yá tiempu que s’allancó nel fútbol, ye dalgo sabío. Tenemos noticies diaries d’ello. Qu’esti deporte, por llamalu de dalgún mou, nun guarda rellación con otros fechos sociales y, poro, nun podamos estrapolar demasiaes coses d’elli, tamién ye cierto. Pero nun dexo de cayer na tentación de poner esti casu como síntoma de lo que nos pasa n’Asturies.

Cada poco, sesudos estudiosos o aficionadinos al tema, vienen a comencenos de que somos una «nación». ¡ASTURIES YE NACIÓN!, podemos lleer tovía en dalguna muria de les nuestres ciudaes. Y n’artículos, conferencies o ruedes de prensa repítennos les condiciones que cumplimos p’amosanos que sí, que n’efeutu, que somos una nación: Tenemos una xeografía concreta; una historia común, enllena de páxines glorioses (bono, dalgunes); una llingüa diferenciada (bono, dos) con un cultivu lliteriariu d’hai cuatrocientos años, etc. etc. Too eso que, efeutivamente, PODRÍA convertinos nuna «nación». Y, ensin embargu, nun lo somos. Y nun lo somos porque nos falta lo más importante: UN ESPIRITU COLEUTIVU. O dicho d’otro mou: un ESPIRITU DE COLEUTIVIDÁ.

Qué más da que cumplamos tolos requisitos ESTERNOS pa ser una nación, sinón cumplimos el más importante: Sentinos una nación y actuar como tal. A lo llargo de la Historia hubo otros pueblos reconocíos como naciones, con munches menos signos esternos que nós. Pero que caltuvieron, pese a les dificultaes, esi espíritu de coleutividá, esi sentise formar parte de dalgo, que los emburrió pela Historia hasta llegar a reconocese y a ser reconocíos como tal.

Fechos «cainites» como’l del futbolista Michu, en que lo qu’importa ye que «l’otru» nun se salga cola suya, y qu’amuesen la pequeñez de mires de la xente, xunto a esa capacidá que tenemos pa neganos a nosotros mesmos, desemboquen en coses más series, como na incapacidá d’articular un partíu nacionalista sofitáu por una mayoría, aún cuando se mos llena la boca con llamamientos a unes «Xuntures» que, de nun cambiar, nunca vamos algamar. Abasta echar un vistazu a los «foros» d’internet pa que-y entren a ún ganes de suicidase: insultos, mentires, falta de respetu y, enriba too, una gran sordera pa escuchar «al otru», que nesti casu debería ser, non un enemigu, sinón un collaciu.

Gracies a ello, esos partíos estatalistes, ayenos, sordos y mudos a los interes d’Asturies y los asturianos, siguen malgobernando esti país namás con un par de coses al so favor: un ciertu sentíu de la disciplina y la capacidá d’axuntase al rodiu, non d’una ideoloxía, nin siquiera d’un programa, sinón mesmamente d’unos intereses. L’espurrise nel poder.

Non, señores, nosotros nun somos una «nación», pese a toles perguapes teoríes que se nos dicen. Nosotros somos les tribus nómades, l’exércitu de Pancho Villa, enfotaos n’esbayar toles posibilidaes que tán al nuestru algame, refocilándonos nes nuestres miseries y nes nuestres engarradielles, ensin nengún altor de mires. Ayenos a esi elocuente poema de don Antonio Machado:

¿Tú verdad? No La Verdad.
Y ven conmigo a buscarla,
la tuya guárdatela.


Tags:nación