close
Los fallos xudiciales

Los fallos xudiciales

Siempre va a haber fallos xudiciales. Los xueces, ellos y elles, tienen un oficiu cuasi divinu: decidir sobre’l destín d’una vida, de una persona. Catalogar los sos actos morales y físicos. Concede-y -non n’España pero sí n’otros llugares- la vida o la muerte. Pero, pese a esa función destinada namás a los dioses, ellos nun son dioses. Son persones como tu y como yo y, por tanto, febles, suxetos a error, influyenciables, vendibles o comprables (como tu y como yo), alienables por una idea, por un pasáu, por una pasión, en suma: falibles. Que ye lo contrario a infalibles.

Poro, los seres humanos que vivimos en sociedá, ponemos unes barreres, unos pilancos pa que, esos xueces, s’enquivoquen lo menos posible. Abogaos defensores y fiscales. Testigos. Prebes. A vegaes, xuraos populares. Y por si entá asina s’enquivoquen, ponemos otros tribunales correutores, que puedan revisar les coses y evitar los posibles fallos, les posibles inxusticies. El Tribunal de Primera Instancia tien detrás el Tribunal Superior de Xusticia. Esti al Supremu. Detrás el Constitucional. Por si acasu, el d’Estrasburgu. Y creo que yá depués solo Dios. El que tenga cada ún, si ye que lu tien.

La última decisión del Tribunal Supremu a favor de los bancos (bien, habría que lo matizar pero a esti altor de la película tol mundu sabe a qué me refiero) da la impresión que supunxo una baxada de pantalones de parte de la xusticia -sólo parte, munchos votaron a la escontra- frente al poder del dineru. O frente al dineru del poder, que pal casu vien a ser lo mesmo. El resultáu fue que’l más débil, el que popularmente en Xixón siempre se llamó “el paganini”, tenía que correr con un gastu más a la hora de mercar un pisu. El de les hipoteques. El casu ye que venía pagándolu hasta agora ensin rechistar y anque rechistara yera lo mesmo. Pero abastó que’l tema se plantegare y se corrixere, en primer instancia, la situación, pa qu’agora tol mundu se posicione a favor de que paguen los bancos, “como tien que ser”.

Llegaos a esta situación, y tres la conocida rectificación de los “mandamases” xudiciales, el Gobiernu quixo intervenir, ya intervino, p’atayar lo que de la nueche a la mañana se convirtió nuna inxusticia (prolongada nel tiempu, como dicimos) y tratar de favorecer a les clases que más lo necesiten. Pero, como agora tol mundu tira con bala, la decisión de sacar un Decretu pa que l’impuestu lu pagaren los bancos, paez nun contentar a naide. O seya, que si se dexa como ta, malo, porque’l “paganini” sigui siendo’l probe (bueno, un probe que tien capacidá económica pa comprar un pisu). Y si s’actúa, malo tamién, porque’l bancu va a recargalo al comprador y total quedamos como tábemos. Otra posibilidá sería quitar l’impuestu. Pues malo tamién, porque les autonomíes pierden un carrapotu de perres y, claro, nun quieren (Asturies fue la primera que se quexó) O seya, qu’esto ye la cuadratura del círculu pa dalguién qu’igual nun sabe nin redondealu.

A min, y con esto voi finando’l rollu, paecióme bien lo que fizo Pedro Sánchez and Company. L’argumentu de que los bancos van a repercutilo al cliente podría aplicase a cualquier impuestu que tuvieren que pagar. Y entós ¿vamos dexar que les entidaes que más perres ganen nun paguen impuestos porque si los paguen van repercutilos? Home, eso ye una cosa de traca. Habrá que tar atentos pa ver si, de verdá, se creen nueves comisiones o mandangues que tenga que pagar el consumidor y atayales, si ficiere falta, con nuevos decretos qu’atorniellen eses manes tan llargues que tienen los banqueros. Agora bien, mentanto, hai que saludar la decisión gubernamental de que paguen los bancos, porque pa lo contrario siempre va a haber tiempu.