close
Los «otros» Vicentes (II).

Los «otros» Vicentes (II).

2010-01-22Vincent Van Gogh357Visitas

vincent-van-gogh-75131Va tiempu principié un espaciu nesti blogue, empobináu a falar (a escribir, claro) sobre otros personaxes que, como yo, se llamen Vicente. Y naquel intre falé d’un de los mios «malos» favoritos, el cultu, refináu  ya intelixente Vincent Price. Pues bien, güei quiero falar d’un de los mios «malditos» favoritos. L’estraordinariu, raru, orixinal ya inimitable Vincent Van Gogh.
Esti Vicente, como tol mundu sabe, nació nun pueblín d’Holanda (Zundert, esto tuvi que lo mirar naWikipedia) y yera fíu d’un Pastor protestante. De rapaz quixo tamién ser predicador y dedicóse a facelo ente los mineros belgues. D’esos primeros años, quedaron unes pintures (y dalgún grabáu) de tonos y conteníos fúnebres y solombriegos.

Marchó llueu pa París, onde trabayaba’l so hermanu Teo que yera marchante d’arte, y ellí contautó colos impresionistes. Pero abúltame que’l ruxe-rux de la gran ciudá nun diba col so calter, retraíu y campesín, y asina bien ceo coló pa la zona rural del sur de Francia, onde pretendió montar un taller colos sos amigos parisinos. Pero de toos ellos sólo consiguió atrayer a Paul Gauguin, que debía ser tan raru como él. La suma de dos raros nun fai ún normal, asina que discutieron, engarráronse y el nuestru Vicente, apináu de remordimientos, y cola navaya na mano, cortóse un cachín d’una oreya (paezme que fue la drecha). Espontaníu, primitivu y violentu, conoció hospitales y manicomios, y finó los sos díes pegándose un tiru, en xunetu de 1890, a la edá de 37 años.

Vicente Van Gogh fue un xeniu, d’eso nun hai dubia. Pero un xeniu atormentáu. O quiciás hai que tar atormentáu pa ser un verdaderu xeniu. Lo d’él too fue descomanao: Escribió más de 800 cartes que se conserven, y dexó tres de sí una abondosa obra de cuasi 750 cuadros y más de 1500 dibuxos, lo que da idega de lo esaxerao del so trabayu. Pese a ello, y pese a que’l so hermanu yera marchante d’arte, paez ser que nun vendió nin un solu cuadru na so vida. Pal hermanu tamién debió ser frustrante, yo hubiere dexao’l negociu.vincent_van_gogh_gallery_2

Vicente nun pintaba lo que vía, sinón lo que sentía. Poro, un mesmu motivu nunca lu pintaba dos veces igual. Eses imáxenes que vemos agora nos museos, trescalen tan a fondu la so personalidá que podemos saber en cada momentu’l so estáu d’ánimu. En cualquier casu ye una d’eses persones irrepetibles que vivó al llímite y cuando morrió, descansó.

¡Un brinde por él, un de los mios «malditos» preferíos! Y malditos, tamién, los que llueu s’arriquecieron coles sos obres, que fueron munchos.