close
Los tópicos de la crisis

Los tópicos de la crisis

2011-11-24tópicos crisis455Visitas

palacio-de-la-moncloaLos llamaos eufemísticamente «poderes públicos», lleven yá un tiempu (demasiao) apretándonos el cinchu, recortándonos d’equí y d’allá y, sobre too, menaciándonos con que van facelo entovía muncho más. El futuru que nos presenten ye poco menos qu’apocalípticu, y nun paecen tener fórmules pa salir d’onde nos metieron. Porque eso ye lo que güei quería comentar equí. Pretenden facenos partícipes d’esa «hecatombe» a los que nenguna culpa tuvimos a la hora de producila. Frases como, por exemplu, «vivimos percima de les nuestres posibilidaes y agora tenemos que pagalo». Pero, oiga, ¿quién vivió percima de sus posibilidaes? Yo non. Yo nun fici otra cosa que trabayar, pagar los mios seguros sociales, pagar el IRPF, pagar l’IVA cuando me correspondió, pagar l’impuestu de la gasolina, el de les compañíes ellétriques y tolos demás qu’ustedes quixeron poner, que nun fueron pocos. Nun pidí nengún créitu a los bancos, y si lu pidí tuvi que lu pagar con intereses. Si llevé a los mios fíos a la Universidá tuvi que pagar unes ellevaes tases (nunca nun me dieron beques, debo ser millonariu) y cuando viaxé en tresporte públique pagué’l billete normal qu’inclui tamién unes tases. ¿Por qué, entós, viví percima de les mios posibilidaes? ¿Nun será, meyor, que fueron USTEDES, señores «poderes públicos», los que vivieron percima de les sos posibilidaes? Pero, eso sí, agora «debemos salir xuntos de la crisis». Y «toos tenemos que facer sacrificios». ¿Cuándo dexamos de facelos?, mientres ustedes gastaben les nuestres perres empufando al país. Porque, quede claro, que nosotros, los ciudadanos llamaos «de a pie», nunca nun tuvimos nenguna capacidá de decisión sobre’l destín del nuestru dineru, por tanto nun se nos pue echar la culpa d’un mal emplegu o d’un escesu d’emplegu hasta metese n’esos «pufos» qu’agora nun son a pagar.

Otra cosa curiosa ye la forma en qu’agora quieren pagar eses deudes nes que se metieron. Vuelve a sacase’l tema delsenado2 «copagu» sanitariu, del que yá dixi equí n’otra ocasión que ye una redundancia. Nosotros lo pagamos too. Nun ye qu’ellos, con unes perres suyes, tean pagando la sanidá y agora nosotros tengamos que los aidar. Non. Ellos paguen la sanidá coles perres de los nuestros impuestos, y agora pídennos que paguemos tamién una demasía. Sedría lo mesmo que si nos punxeren un nuevu impuestu porque nun-yos lleguen les perres. Nun hai copagu. Ye una falacia. Y, claro, recorten de lo más fácil: funcionarios, pensionistes, sanidá, educación, dependencia… Pero nun falen de les perres que’l 75% de les empreses que coticen en bolsa tienen en paraísos fiscales. O l’altísimu nivel de fraude fiscal, o la economía soterraña, o los famosos artistes, deportistes, etc. que tienen el domiciliu fiscal fuera d’España, pero llueu son más españolistes que los Borbones.

rouco-varelaEnsin pretender ser demagóxicu, voi dici-yos yo a los «poderes públicos» d’onde puen recortar dalgunes perres, amás de lo qu’acabo de nombrar. D’un «ente» llamáu «Senado» que nun val absolutamente pa nada. Polo menos cola so función actual. Si lu quitaren nun se notaría y aforraríense munchos millones. D’otru «ente» llamáu Diputación, que ta triplicando unes funciones que podríen facer otros «entes» que ya esisten. D’unes perres que van a financiar a la Conferencia Episcopal y a tola so tropa, casu únicu na civilización occidental, y consintiendo, encima, que nos riñan ya interfieran nes ellecciones. D’una estrobada perres que van pa los partíos políticos y pa los sindicatos, mui penriba del númberu de militantes que tienen y que deberíen ser los que los financiasen. Dambes instituciones son necesaries pa la democracia, pero pol so valor real, non infláu. De primes, dietes, viaxes y demás prebendes de conseyos d’alministración, comisiones municipales, comisiones autonómiques, comisiones estatales, comisiones europées y, si les hai, comisiones mundiales. Y nun quiero siguir porque me toi calentando y dizme’l mélicu que tengo la tensión mui alta. Pero, por favor, que nun sigan metiéndonos a toos nun sacu, como corresponsables d’una situación que, dende Lehman Brother’s p’acó, sólo la crearon ellos. ¡Yá ta bien!