close
Lucho Gatica

Lucho Gatica

2018-11-15BolerosLucho Gatica152Visitas

“Que se quede el infinito sin estrellas,
o que pierda el ancho mar su inmensidad,
pero el negro de tus ojos que no muera
y el canela de tu piel se quede igual…”

El boleru ye más qu’una canción. Al igual que’l tango, o la copla, son pequeñes histories cantaes. Cachinos de vida, cuasi siempre dramáticos, que siguen una cadencia determinada. Al llau d’esta música d’agora (falo como un vieyu) que nun se pue reproducir y cuyes lletres nun me dicen nada, el boleru ye un poema -dacuando un poco cursi- musicáu. Lucho Gatica, el Trio los Panchos, Javier Solís, Lorenzo González, Armando Manzanero… fueron, y son entovía pa xente como yo, los grandes chamanes del xéneru. Les cares visibles d’un procesu qu’amiesta lletra y música, y na qu’ellos ponen el sentimientu. Nun hai boleru, como nun hai tango o copla, ensin sentimientu. Y cuasi diría que, ensin sufrimientu, por más que pueda haber tamién boleros felices (tangos abúltame que non). En fin, que nos dexó un de los grandes “boleristas” de tolos tiempos: Lucho Gatica. Menos mal que toi bien aprovisionáu de discos suyos pa soportar la so ausencia. Llueu, cuando me ponga a planchar, voi face-y una visita.