close
Maruxa, chiscada pol galipote

Maruxa, chiscada pol galipote

2019-02-24CampoamorMaruxaZarzuela324Visitas

Diba alvertíu pola prensa de lo que m’esperaba: un montaxe “modernu” pa una zarzuela clásica. Cuasi siempre, pa echase a temblar. Porque, anque delles obres musicales, zarzueles, óperes… quedaren anticuaes y necesitaren una manina de pintura , les supuestes actualizaciones vienen más bien a engordar l’ego y el curriculum del direutor d’escena, qu’a da-y un toque de normalidá a una obra antigua. Lo de la zarzuela “Maruxa”, d’Amadeo Vives, algama yá lo sorrealista.

Y ye que’l propiu sotítulu de “Maruxa” lo pon: “Égloga lírica en dos actos”. Que sepamos, una “égloga” ye una composición poética qu’ idealiza la vida de los pastores y del campu pa tratar temes humanos xenerales, como l’amor. Pero l’actualización que fizo esti señor Paco Azorín,aprovechando que l’aición se desendolca en Galicia, fue metenos el “Prestige” y el “chapapote”, y la traxedia mediuambiental que se produxo, cambiando’l “Prestige” pol “Urquiola”, embarrancáu delantre La Coruña en 1976, pa retroceder dalgún añín más.

Total, que l’ablucáu espeutador asiste, al tiempu, a dos histories distintes y contrapuestes, l’ensalzamientu líricu de la Galicia campesina, qu’ufierta’l llibretu de la obra, y la épica tráxica del desastre de la contaminación, que promueve’l direutor d’escena. El resultáu ye una especie de “esquizofrenia” na que escuchamos una cosa, mentanto tamos viendo la contraria. Como esperimentu mui guapo, pero como se suel dicir nestos casos, los esperimentos con gaseosa.

Frente a too ello llucha por salir a flote esta Maruxa, con unos diálogos patéticos (la escena na que la probe Maruxa llora porque perdió al corderín ye d’espantu), pero con unos cantantes que ficieron usu de les sos bones condiciones pa rescatala de tantu esaniciu. Asina, la soprano Carmen Romeu tuvo plena de voz y bon gustu en toles sos intervenciones pese a que, “esixencies del guión”, ficiéronla cantar hasta echada en suelu. Amás la so agradable presencia física daba mui bien col personaxe. Al so llau, Rodrigo Esteves, nel papel del so mozu Pablo, cumplió más que sobradamente. Con una voz guapa y bien empastada dio sensación de seguridá y cantó con bon gustu. L’otru personaxe femenín, la señora de ciudá que quier arrebata-y a Pablo a la probe Maruxa, fue interpretáu pola soprano checa Svetla Krasteva. Dotada d’una bona voz que rellumaba nes notes altes, tenía ciertes dificultaes nel fraséu, lo que facía que, dacuando, se-y entendiera mal lo que cantaba, posiblemente pola so condición d’estranxera, anque esto ye una opinión mía. El papel del so primu fízolu’l tenor asturianu Jorge Ródriguez-Norton, que cumplió, dao que tampoco yera un papel mui esixente. Prestaría velu en obres de mayor compromisu. Y pa lo cabero, el personaxe importante que fai d’intermediariu y de correveidile ente les dos pareyes d’amantes, corrió a cargu de Miquel Zabala del que, siendo xenerosos, diremos qu’estuvo como lu clasifica la so voz: Baxu. Mui bien la orquesta y coru Oviedo Filarmonía, dirixida por Lucas Macías, anque nesta ocasión el coru nun tenía munchu papel. Daba un poco pena sentilos cantando un tema festivu, colos calderos y los monos enllenos de galipote: La esquizofrenia de la que falaba. El teatru Campoamor enllenu de xente que nagua pola zarzuela. Dame sana envidia y nun entiendo como en Xixón nun son capaces d’entamar dalgo asemeyao. Munches de les cares que perellí se víen yeren de la ciudá de Xovellanos.

Nota final.- La esquizofrenia llega tamién a dalgunos espeutadores, cada vuelta menos, que xiblen cuando se da un avisu n’asturianu, y llueu aplauden los versos en galego de Rosalía de Castro. ¿Quién fomenta l’odiu polo nuestro?
(Semeya: Alfonso Suárez, Diariu El Comercio)